Grupo de autoayuda para quienes padecen ciertas molestias ante
comentarios Anti-K, o incluso descubren alguna tolerancia al peronismo.

La irrelevancia obstinada o la realpolitik desenfrenada


Columna publicada en Nueva Ciudad.

“… para consolidar esta nueva coalición era necesario marchar con cuidado, porque avanzar demasiado en el barrido de los establos de Augias podía antagonizar, y perder, a más gente y estructuras de apoyo que las que se podrían alcanzar entre los independientes enrolados como transversales. Y además, muchos de estos últimos seguían sufriendo una incurable tendencia a protestar y quejarse ante el menor contratiempo.”

Torcuato Di Tella, prólogo a El Pensamiento del Peronismo.


El menemismo fue un período generoso para un cierto tipo de progresismo. En aquella época alcanzaba con criticar en un almuerzo familiar la pista de Anillaco, el petit hôtel de Maria Julia o la vulgaridad de Zulemita para sacar carnet de progre. Por lo general, los medios opositores no analizaban el problema de fondo -el modelo político- sino que denunciaban uno de sus aspectos instrumentales: la corrupción. El gobierno era corrupto y eso explicaba casi todo.

La Alianza fue la concreción política de ese error de diagnóstico. Ganó las elecciones proponiendo hacer lo mismo que su predecesor pero sin corrupción, una especie de menemismo blanco, y terminó con un presidente huyendo en helicóptero y dejando un país en llamas.

Luego del interregno duhaldista, el kirchnerismo intentó una alianza política más amplia que el PJ que, por un lado, aportara nuevos bríos frente al temido grito “que se vayan todos” del 2001 y, por el otro, que le diera peso suficiente como para enfrentar a Duhalde, su antiguo mentor.

Fue la época de oro de la Transversalidad primero y, luego de su fracaso, de laConcertación Plural, que llevaría a Cobos como vice de CFK en 2007 y que también volaría por el aire con el conflicto de la 125 y el famoso voto no positivo.

De aquellos antiguos compañeros de ruta, algunos se quedaron, como el Nuevo Encuentro de Martín Sabbatella, ya casi una línea interna kirchnerista. Muchos otros se alejaron: los Libres del Sur, de Tumini y Donda; Juez y su Partido Nuevo; o los electrones libres, como Lozano o Bonasso.

Como señala el texto de Torcuato Di Tella, esos compañeros de ruta sufrieron una incurable tendencia a protestar y quejarse ante el menor contratiempo. No estaban en contra de las grandes iniciativas del kirchnerismo- como la nueva Corte, la renegociación de la deuda, la política laboral, la masiva integración al sistema de jubilados sin aportes, el fin de las AFJP, la ley de Matrimonio Gay, la Ley de Medios, la ley de Identidad de Género o la nacionalización de YPF- pero no podían tolerar las formas rudas del gobierno, su estilo verticalista o sus aliados impresentables.

Al igual que el diputado Luis Zamora, quien votó en contra de la anulación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida a las que siempre denunció para no apoyar “la hipocresía kirchnerista” quienes se definían como progresistas se alejaron del gobierno que llevaba adelante la agenda que siempre habían defendido.

La justificación de ese distanciamiento llegó también a través de nuevos dramas a denunciar, como los estragos de la megaminería, la persecución a los Qom y sobre todo –al igual que con el menemismo- la corrupción.

Quienes se alejaron de Néstor Kirchner al descubrir que no era Camilo Cienfuegos pudieron entusiasmarse entonces con Cobos, Sanz, Prat Gay o la Mentalista Carrió ya que todos estaban de acuerdo en lo esencial: el drama de la Argentina es la corrupción (tal como lo explica un simpático spot de Donda y Gil Lavedra).

Luego de la explosión del multimarca UNEN, el radicalismo acaba de decidir aliarse al PRO de la mano de Sanz, no sin fricciones internas. Sus ex socios progresistas de Libres del Sur y GEN quedaron a la intemperie luego de casi diez años de compartir coaliciones, diagnósticos y objetivos. Lo más asombroso es que esos mismos políticos a la intemperie aplaudieron cuando su candidato Hermes Binner decidió dejar de serlo. Al parecer la falta de ambición sería un gesto de grandeza.

Luego de una década de agobiarnos con la letanía de la Heidipolitik, el progresismo anti-K nos ofrece dos opciones para superar la noche kirchnerista: la irrelevancia obstinada o la realpolitik desenfrenada.



Foto: Ernesto Sanz analiza los restos del acuerdo programático con Mauricio Macri (gentileza Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).

Penulis : rinconete ~ Sebuah blog yang menyediakan berbagai macam informasi

Artikel La irrelevancia obstinada o la realpolitik desenfrenada ini dipublish oleh rinconete pada hari viernes, 20 de marzo de 2015. Semoga artikel ini dapat bermanfaat.Terimakasih atas kunjungan Anda silahkan tinggalkan komentar.sudah ada 52 komentar: di postingan La irrelevancia obstinada o la realpolitik desenfrenada
 

52 comentarios:

  1. Mal día para poner una foto de avión estrellado.

    ResponderEliminar
  2. Foto: "This is a photo of the first crash of a U.S. airmail plane. Robert Shank was one the first four pilots hired to fly the mail and was assigned to a Belmont Park, New York, airfield. He survived the crash in his Curtiss-Jenny JN-4H, which landed nose down in the woods. That's Shank himself checking out the damage. - See more at: http://jackbrummet.blogspot.com.ar/2012/03/robert-shank-and-first-airmail-plane.html#sthash.42mbH9YC.dpuf"

    ResponderEliminar
  3. En términos generales, comparto bastante la visión del post. El dilema de la oposición radica, en parte, en su dificultad para "construir" una alternativa. Se parecen a algunos comentaristas, que se la pasan chicaneando en un blog que para ellos es "opositor", en lugar de construir un espacio propio. Luego se soprenden cuando vienen las elecciones. No alcanza con ningunear o denunciar cada cosa que hace el kirchnerismo (y algunas son más que criticables) para construir una fuerza opositora. El "pars destruens" les sale fácil, pero se les complica con el "pars construens". PD: aclaro que no voy a intercambiar opiniones con personas que no me enriquecen ni un ápice.

    ResponderEliminar
  4. RMHR, construir una alternativa no es simple. Especialmente cuando al partido gobernante le van bien las cosas, como al kirchnerismo hace algunos años. Por eso lograron el 54%. Como le gusta decir al bosnio, esos votos confirmaron lo que el pueblo (o la gente) pensaba que estaba bien.

    Resulta difícil convencer al pueblo (o a la gente) que las cosas van mal. Hay que analizar un poco más profundamente lo que pasa para darse cuenta, y la mayoría no lo hace. Analiza de manera simple.

    Eso es lo que dificulta la construcción de una alternativa. Si tenemos algo bueno, es más difícil de mejorar que algo malo. La situación hoy es muchísimo peor que en 2011, y por eso la oposición, con un armado medio defectuoso, parece mejor encaminada. Ya no es tan buena la opción oficialista. Es más fácil convencer a la mayoría que se puede mejorar lo que hay, porque es evidente que es malo.

    Personalmente prefería que el kirchnerismo hubiese seguido con las políticas del período 2002-2006, pero lamentablemente cambió para mal. Hoy estamos sufriendo las consecuencias. El kirchenrismo también las sufre. No pudieron construir una opción de continuidad. Pienso que las chances de que se tengan que ir son muy altas. Obviamente nada está dicho y el pueblo decidirá.

    Por eso pienso que es un error de nosotros, los votantes, darle tanto poder a una sola fuerza. Como dijo el tío del hombre araña, un gran poder implica una gran responsabilidad. Hay muy pocas personas capaces de no aprovecharse del poder. Una era Mandela. Nos haría falta alguien así.

    ResponderEliminar
  5. Apo: su guionista le está afanando la guita. Ni medio sketch nuevo. Va a perder anunciantes.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo
    ¿El de la foto no es Sanz? Por favor, no nos mienta más. La gente no es tonta.

    Rodrigo / Apolinario
    Creo que Apolinario da en la tecla, es difícil oponerse a un gobierno exitoso, o que las mayorías perciben como exitoso. Como la Alianza en su momento la oposición actual focaliza su diagnóstico en valores instrumentales como el diálogo y el consenso o en absolutos morales. Como decís tiene más claros los terribles defectos que las soluciones a esos defectos.
    También como la Alianza apuestan a los medios como el gran engrudo opositor imaginando con algún candor que una vez que sean gobierno lograrán controlar a ese incómodo jefe de campaña.

    Apolinario critica lo que ocurrió desde el 2011 sin mencionar que nuestro socio estratégico, el que compraba nuestras exportaciones que más mano de obra generan, está parado desde hace 4 años. Las condiciones externas al parecer sólo son condicionantes cuando son buenas.

    Creo que el drama de la oposición es no haber logrado consolidar una clara opción de poder. Eso sin duda está condicionado por el éxito K pero también por una tercerización del entusiasmmo, como escribimos en otro post. Lo vemos en la nueva apuesta radical: lo criticable no pasa por lo ideológico (al fin y al cabo, mal que le pese a las viudas alfonsinistas, la UCR está más cerca del PRO que de un proyecto socialdemócrata) sino por el objetivo anoréxico que propone: ganarle al FPV. Es decir, el mismo anhelo de la Alianza que sólo proponía frenar al menemismo.

    Parece un poco limitado para un gran sueño ciudadano.

    Saludos cordiales,

    PS: Confieso que prefiero este nivel de conversación que las descalificaciones del post anterior.

    ResponderEliminar
  7. Edu, haga caso a la PS de rinconete y eleve la conversación aportando algo.

    Rinconete, seguro que oyó eso de no poner todos los huevos en la misma canasta. Si basamos nuestro comercio exterior solo en Brasil, es obvio que nos afectarán sus problemas.

    De todas formas me parece que las principales razones de la caída de exportaciones son propias, y no de afuera. El tipo de cambio artificialmente bajo frente a la inflación es el principal. Eso afecta la competitividad notablemente. La falta de inversiones es otra. Piense por qué tenemos fuga de divisas en lugar de inversiones. Al mundo le sobra guita para invertir. No saben donde ponerla. Sin embargo nadie la quiere poner acá. De acá los capitales huyen. Es un síntoma. Cuando los K se vayan, puede ser que eso cambie. Espero que ocurra.

    Lo único que hace falta son reglas claras y estables en el tiempo. Pueden ser muy restrictivas, y con muy altos impuestos. Pero es más importante que no cambien. Eso da confianza que atrae inversiones. Algo que su mentalidad zurda difícilmente comprenderá. Siguen creyendo que se puede obligar a invertir, a emprender, a arriesgar.

    ResponderEliminar
  8. Apolinario

    La caída de las exportaciones hacia Brasil corresponde a su paro de actividad. Y pareciera evidente que no dependemos exclusivamente de esas exportaciones porque sino hace 4 años que hubiéramos dejado de existir, pero son las exportaciones que más mano de obra generan. Aunque imagino que el paradigma Apolinario nos dirá que deberíamos haber consolidado más de un socio como Brasil, así como tener más de una China.

    Chile, que sólo exporta cobre, suele sin embargo entusiasmar a esos inversores que usted pide que seduzcamos.

    Confieso, en ese sentido, que no deja de asombrarme su idealización hacia "los inversores". La última crisis planetaria que aún padecemos no fue obra de comunistas comeniños, populistas desenfrenados o colectivizadores desbocados sino de esos mismos inversores serios que recomendaban atesorar activos en Lehman, confiar en Madoff o invertir en las subprime.

    Esos mismos inversores saludaron la llegada de López Murphy y Cavallo y predijeron la inevitable explosión de Néstor Kirchner. Los ´90 fueron su fiesta. Incentivamos su llegada eliminando regulaciones absurdas, reduciendo impuestos abusivos y limitando derechos innecesarios, El resultado fue todo un éxito, logramos seducirlos masivamente. Además, claro, quebramos al país.

    Brasil, tal vez escuchándolo a usted, los sedujo con tasas generosas y sin restricciones y hoy padece su alejamiento.

    Confieso que no envidio ese destino como no quisiera volver al 2000 cuando un presidente nos explicaba la importancia no de las buenas iniciativas políticas sino de las buenas señales hacia el mercado para obtener el apoyo del Fondo para pagar gastos corrientes.

    Saludos,
    Rinconete, desde la clandestinidad de Blogger.

    ResponderEliminar
  9. Rinconete, tenemos un problema idiomático.

    A lo que usted llama inversores, yo los llamo especuladores.
    La última crisis que padecimos sí fue obra del populismo menemista, que permitió todo tipo de fiesta especulativa, con tal de robarse todo lo que podían.

    No sé si leyó que dije que las regulaciones podían ser todo lo rigurosas que se necesite, para evitar esos capitales especulativos o golondrina.

    Cuando hablo de inversiones, me refiero a aquellas que se hacen en actividades que el Estado valora, con las regulaciones que el Estado imponga, pagando los impuestos que el Estado establece.

    Regulaciones que no cambien constantemente como pasa en nuestro país.

    Usted pretende una discusión de nivel. Entonces evite cargar de contenido extra mis comentarios. Interprete lo que digo. Si no la discusión se empieza a ir en una interminable secuencia de aclaraciones innecesarias.

    ¿Todavía no entendió que no quiero volver al pasado? Pretendo una instancia superadora de todo lo anterior. Creo que se puede.

    Un primer paso es ser realistas. Reconocer donde estamos y hacia donde queremos ir.

    ResponderEliminar
  10. Apolinario

    Esas inversiones existen, como las que negocia YPF o los convenios con China. De hecho, la expropiación de YPF tuvo como razón de ser el poder controlar desde el Estado la estrategia de exploración y explotación de la empresa, es decir orientar inversiones hacia actividades que el Estado valora, para retomar su comentario.

    ¿Donde estamos? En un país en el que la deuda ya no condiciona la política económica (algo inaudito en los últimos 40 años), con baja tasa de desempleo (pero sin reducción de desempleo como hasta hace unos años), con una inflación alta aunque en baja, con crecimiento muy acotado (0,5% en 2014), con un socio estratégico parado y un severo control de cambios que genera un montón de inconvenientes pero logró frenar la fuga masiva que nos hubiera hecho volar por el aire.

    ¿Hacia donde queremos ir? Diría que el camino del gobierno era cerrar la etapa de la renegociación de la deuda (Club de Paris y Holdouts) y volver a los mercados orientando las inversiones hacia infraestructura y desarrollo, algo que la crisis de Griesa impidió. De ahí también la negociación paralela con China.

    El objetivo, en el fondo, es el mismo desde el 2003: incentivar el consumo de las mayorías y el mercado interno como motor de desarrollo. El empleo sigue siendo la variable más relevante (cuando eso no alcanzó para reducir cierta franja de pobreza estructural fue que apereció la AUH, algo que no estaba en el ADN kirchnerista).

    Creo que el mayor cambio, con respecto a la primera etapa de Néstor, es la reticencia a endeudarse. Con el nivel de deuda/PBI actual será difícil evitar que el próximo gobierno (aún K) no busque acceder a los mercados (algo que lamento, como un ex-alcohólico que decidiera toma sólo una copita de jerez).

    Saludos,
    Rinconete



    ResponderEliminar
  11. Bueno, mejoró el tono. Algo es algo.

    Usted dice que las inversiones existen. Yo le digo que no son suficientes. El estancamiento del PBI lo demuestra. Con YPF solo no alcanza. Como tampoco alcanza con solo la soja. Hace falta ampliar el universo de ofertas.

    Está claro que incentivar el consumo, no es la solución a largo plazo. Es una herramienta válida para poner la economía en movimiento. Pero si no se sigue moviendo sola, termina parando. Es lo que pasa en la Argentina. Todas esas medidas para alentar el consumo ya no sirven. Y otro problema es que muchas alientan el consumo de productos importados.

    El gobierno ya se está endeudando porque sabe que no llega. Yo lo lamento más que usted. Porque gracias a las barrabasadas que hicieron es que se metieron en ese brete. Usted apoyó muchas de esas barrabasadas, como el cepo, la inflación, la mentira del indec, las restricciones descerebradas (no selectivas) de las importaciones, etc. Si hubiesen cambiado un poco sus políticas, no estarían en esta situación.

    Y viendo lo que pasa, diría que están perdiendo el caudal de apoyo que tenían. Si eso se confirma en octubre, seguramente deberá hacer un mea culpa y pensar en escuchar opiniones contrarias en el futuro. Por lo menos escucharlas y analizarlas.

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué sencillo es gobernar según el "Manual Apolinario del buen gobierno"! Es suficiente con evitar lo malo, acompañar lo bueno, y no crisparse. Es lo mismo que manejar perillitas en un tablero donde uno controla todas las variables como si estuviese jugando al family game en nivel principiante.

    ResponderEliminar
  13. Rodrigo, gobernar bien entre muchísimas otras cosas incluye:

    No mentir diciendo que no hay inflación y luego que no es problema
    No mentir diciendo que no hay cepo
    No mentir diciendo que hay crecimiento
    No mentir diciendo que no hay inseguridad
    No mentir diciendo que no hay pobres
    No mentir diciendo que no aumentan los impuestos
    No mentir diciendo que quieren favorece las exportaciones y mantienen el dolar sobrevaluado
    No mentir diciendo que no es problema importar energía
    No mentir diciendo que no se endeudan pero la deuda sigue creciendo

    Podría estar todo el día.

    Todas esas cosas ayudaron a que este gobierno termine como está terminando: con muchísimos más problemas que los inevitables.

    Si explicaran los problemas basándose en conceptos reales y coherentes, podrían seguir gobernando. Pero por algo están perdiendo el apoyo.

    Explíqueme usted por qué están perdiendo apoyo. ¿Por qué a su mejor candidato no lo quieren ni en figuritas? ¿Por qué el proyecto tan valioso no tiene tan claro como sigue? ¿Por qué están recurriendo a endeudamiento para sostenerse? ¿Por qué luego de 12 años de gobierno importamos energía?

    ResponderEliminar
  14. Estás diciendo pavadas hermano... ¿cómo el gobierno va a decir que "no hay pobres" cuando habla de "todo lo que falta" casi como un eslogan? Pudo haber alguna exageración puntual de militancia, pero nadie en sus cabales niega que existan pobres o desfavorecidos. ¿Desde dónde se niega la inflación? Si las paritarias se negocian "por encima de la inflación" estás reconociendo que existe inflación. Por otra parte, ¿quién en sus cabales puede negarla? Se elige entre dos males: inflación o estabilidad con mayor desempleo. No hay políticas públicas sin contraindicaciones. Tus críticas son cómodas. Es como que yo critique a un publicista por diciendo "me dijeron que al rociarme con desodorante Axe me iban a llover las minas y eso es una flagrante mentira". El político tiene que venderse frente a la sociedad. ¡Avancemos un poco en la discusión que está estancada en la pelotudez apolinarista!

    ResponderEliminar
  15. Alguien se pregunto, porque el MEQUETREFE esta aqui, y no en un blog de ballenato CARRIO?
    Porque alguien insiste en ir adonde no lo invitaron?
    Alguien de la MAK entra al sitio de la juventud PRO (?) a decirle lo garcas que son?
    Respuesta:
    1-No tiene Blog el ballenato
    2-Si la critica lo banea
    3-Sabe que " no pertenece, ni NUNCA va a pertenecer" a los que pagan $50000 un bife c/fritas (?)
    4-Muy en el fondo sabe que su lugar es este (?)

    Por eso hay que tener PACIENCIA con el BOTARATE e indicarle DONDE esta.
    Y para eso nada mejor que una imagen.
    https://imageshack.com/i/p9Dh18JHj

    ResponderEliminar
  16. Anónimo, negaron la inflación durante años. Aunque ahora reconozcan niveles más cercanos a la realidad, el daño está hecho. Nadie les cree. ¿Se acuerda del cuentito del que mentía tanto y que el día que dijo la verdad nadie le creyó?

    No son pavadas.

    ResponderEliminar
  17. No me gusta intervenir demasiado porque creo que el intercambio con Apolinario no me enriquece ni a mí ni a él, pero voy a hacer un esfuerzo y luego sigan ustedes porque yo no tengo tanta paciencia.
    Personalmente me joden quienes comparan -implícita o explícitamente- nuestros gobiernos con una idea platónico-celestial-escandinava de democracia, para terminar concluyendo que todos los neo-populismos (por llamarlos de algún modo) son cuasi fascistas, autoritarios, perseguidores paranoicos de la “prensa libre”, etc. Pongo un ejemplo: si yo fuera un "tipo ideal platónico de televidente de Lanata", podría buscar en el archivo los lunares de Rafael Correa, que los debe tener y en abundancia, como cualquier gobierno. Sin embargo, para entender mejor la economía política, es indispensable poner las cosas en perspectiva. En el caso de Ecuador, para no mirar tanto nuestro propio ombligo, puede ser útil. ¿Recuerdan qué es lo que existía no mucho antes de Rafael Correa? Desde 1997, Ecuador inició un ciclo de fuerte inestabilidad política, que lo llevó a batir el récord regional de gobiernos cortos, con ocho jefes de Estado en menos de diez años.
    En agosto de 1996, el impresentable Abdalá Bucaram –hijo de una influyente familia de la costa, ex atleta olímpico- ganó las elecciones con un discurso mesiánico y antipolítico que conquistó el apoyo de los ciudadanos, decepcionados por la crisis económica y la incompetencia de los viejos partidos. Sus primeras medidas como presidente fueron: el anuncio de que grabaría un disco con el grupo Los Iracundos, la decisión de no mudarse al palacio presidencial con el argumento de que carecía de una cancha de fútbol, el intento de contratar a Diego Maradona por un millón de dólares y la invitación a Carlos Menem para que cantaran tangos a dúo en la VI Cumbre Iberoamericana en Santiago de Chile. Además, claro, de un paquete de medidas económicas que incluyó un severo ajuste fiscal y un incremento de tarifas y que, junto a una corrupción desaforada, fue generando una creciente indignación en las clases medias y en el poderoso movimiento indígena.
    Apenas seis meses después de su asunción, el Congreso apeló a una curiosa figura –“incapacidad mental”- y separó a Bucaram del cargo.
    Resumo: acordaron reformar la Constitución, le dieron más poder al Ejecutivo y así le quitaron poder al Legislativo. En julio de 1998 asume Jamil Mahuad. Cae el precio del petróleo, lo cual en parte pone en jaque las cuentas públicas. El presidente intenta frenar la corrida contra el sucre y, tras declarar un largo feriado bancario, anunció la incautación de los depósitos. En enero de 2000, anuncia la dolarización de la economía.
    Lo más notable de la dolarización no fue la decisión en sí, sino la manera inconsulta. Una medida de semejante peso, la más importante de la historia económica reciente de Ecuador, se adoptó de un día para el otro, sin hacer ningún estudio de impacto ni un análisis de las posibles consecuencias. Corolario: todavía están pagando las consecuencias. Lo digo sobre todo para los “honestistas” que creen que la política se reduce a quién roba y quién no roba. Les recuerdo también la debacle que propició el gobierno de De la Rúa al no devaluar a tiempo.
    Ultrasintetizo: grupo de indígenas marcha por las calles en protesta por la dolarización de la economía y la crisis social, son apoyados por un grupo de militares, asume Lucio Gutiérrez (de 2003 a 2005). El tipo asumió el poder con un discurso levemente izquierdoso pero al toque se dio cuenta de que la cosa era difícil y no pudo cumplir una parte de sus promesas de campaña. La economía no lograba recuperarse y el clima político seguía crispado.

    ResponderEliminar
  18. Gutiérrez ensayó un cambio de rumbo mediante la firma de un acuerdo con el FMI y un acercamiento a Estados Unidos y Colombia. Como era de esperar, el movimiento indígena le retiró su respaldo, y Gutiérrez no tuvo mejor idea que buscar una alianza con Bucaram, que aún controlaba un importante bloque parlamentario y con quien negoció un definitivo golpe de timón: en diciembre de 2004 ordenó la salida de todos los integrantes de la Corte Suprema y designó jueces amigos cuyo primer fallo consistió en anular las denuncias de corrupción contra Bucaram.
    Corolario: líos, manifestaciones, Gutiérrez acusa de “forajidos” a los manifestantes, que le responden “que se vayan todos” (¿LES SUENA ESA FRASE?), etc.

    Lo mismo corre para este gobierno... cuando vienen los "paracaidístas" votantes de Carrió a joder al blog e insistir con su cantinela de siempre sin poner nada en perspectiva ni aportar datos sino links a publicaciones poco serias, a mí medio que me hacen reír los pies. La economía argentina ha tenido una recuperación más que interesante desde la salida de la crisis, con UN PRESIDENTE YÉNDOSE EN HELICÓPTERO Y GENTE REVOLVIENDO LA BASURA, está parada en sus propios recursos y estamos viviendo, con todas nuestras enormes deficiencias, sin que ciertos sectores del establishment financiero nos dicten todas nuestras políticas económicas (ya no se escucha hablar de "riesgo país" ni de la llegada de Anne Krueger, Anoop Singh o toda esa gente.

    ResponderEliminar
  19. Tenemos los problemas típicos de un país que está creciendo, con muchísimas dificultades, con desigualdad, con un gobierno que conduce con ESTE Poder Judicial, ESTA policía y ESTOS medios, que no son los del país de nunca jamás sino los que tenemos. Si no ubicamos los problemas de la Argentina actual en el contexto del escenario internacional y de nuestros problemas endémicos, estamos fritos. La Nación publica que en la ciudad del alcalde newyorkino bonaerense Macri, el déficit público se duplicó en un año: http://www.lanacion.com.ar/1711536-el-deficit-publico-de-la-ciudad-de-buenos-aires-se-duplico-en-un-ano

    ResponderEliminar
  20. Hay países europeos endeudados, atados a la refinanciación permanente, al ajuste, etc. Nosotros lo vivimos y terminamos en la crisis de 2001. Si no comprendemos el contexto para encarar el análisis, caemos en la "doctrina Apolinario", que mueve fichitas y variables de acuerdo a los problemas que tiene en la isla de su mente, sin contraindicaciones.
    Todos compartimos la crítica hacia la cuestión del Indec. No necesito que venga un Apolinario a señalar lo obvio. Lo dijo Aldo Ferrer: es como si formáramos una junta de médicos que en lugar de discutir los problemas del paciente que ve elevada su temperatura corporal, estuviésemos discutiendo el termómetro. Creo que hay que mejorar las estadísticas a todo nivel, aunque no soy un experto ni sé cómo hacerlo mejor.

    ResponderEliminar
  21. Ahora el tema de la inflación es un tema complejo, que en la Argentina es INERCIAL. No se soluciona con cuatro o cinco recetas sencillas. Crecimiento más empleo más redistribución con baja inflación es algo DIFICILÍSIMO de lograr. Es sencillísimo para Apolinario, que en el papel es un capo, como yo soy un capo manejando a Boca y haciendo los cambios desde el living de mi casa. Incluso soy mucho mejor que Arruabarrena. La Argentina tiene uno de los récords históricos de inflación del Siglo XX, con lo cual no es un tema que se solucione en dos días. Lo rescatable del gobierno es que se ha negado a hacer una política ortodoxa de ajuste. Es la recetita de siempre: recuerden el 2001, donde Clarinete titulaba "Sale por decreto el ajuste de López Murphy": http://edant.clarin.com/diario/2001/03/16/e-00315.htm

    ResponderEliminar
  22. Pretender bajar los precios con la baja de la demanda, el aumento del desempleo y las políticas de ajuste, no resuelve el problema de los precios y mucho menos atiende el tema de la redistribución y la equidad. Con lo cual a mí las recetitas de Apolinario me importan tres carajos.
    En fin... creo que con eso termino, al menos por un buen tiempo. Ahora que siga vomitando Don Apo, yo me retiro.

    ResponderEliminar
  23. RMHR dijo:
    "Crecimiento más empleo más redistribución con baja inflación es algo DIFICILÍSIMO de lograr"

    ¿En qué se basa para afirmar tal cosa? ¿No será que es dificilísimo de entender para usted que no domina la economía?
    Vea, en el gobierno de NK tuvimos crecimiento, empleo, baja inflación, y redistribución (planes sociales). Eso duró desde 2002 hasta 2007. No fue tan difícil ¿o sí?
    La pregunta que debe hacerse es acerca de las razones por las cuales eso no se mantuvo en el tiempo.
    En 2007 comenzó a aparecer la inflación, muy baja por cierto, pero inflación.
    Piense que pasó después.
    Si quiere lo ayudo.

    ResponderEliminar
  24. Nombrame un país latinoamericano que en los últimos 200 años haya logrado crecimiento con bajo desempleo, baja inflación y redistribución por 15 años.

    ResponderEliminar
  25. Puesto que es algo tan sencillo de lograr, te será sencillísimo nombrarme ejemplos.

    ResponderEliminar
  26. Ya lo nombré: Argentina 2002-2007

    De todas formas no entiendo por qué busca ejemplos en el pasado. Es como si no fuese posible lograr cosas distintas de lo ya hecho. Anímese a pensar que realmente podemos mejorar. Yo estoy convencido que tenemos lo más importante para eso: recursos.

    ResponderEliminar
  27. Me gustaría seguir con el análisis de lo vivido, si no le molesta. Buscar las razones por las cuales eso bueno que teníamos dejó de existir.

    ResponderEliminar
  28. Ah, perdón, no vi la restricción de 15 años. Bueno, diría que ninguno, pero eso no hace que sea imposible. Analicemos por qué no se llega a 15 o más años. Es un buen ejercicio.

    ResponderEliminar
  29. Si no hay ejemplos históricos que avalen su hipótesis, significa que ir en contra de la historia es, como mínimo, muy difícil. Conclusión: yo tenía razón cuando dije que "crecimiento más empleo más redistribución con baja inflación es algo DIFICILÍSIMO de lograr".

    Es como que me diga "si la selección argentina hace lo que yo digo que debería hacer, salimos campeones mundiales dos veces consecutivas". Si la historia demuestra que JAMÁS lo hemos logrado, no se concluye que es imposible, sino que es MUY DIFÍCIL.

    ResponderEliminar
  30. RMHR, está claro, es difícil, pero como usted dice, no es imposible. Y si analiza los hechos puede sacar conclusiones de los errores. No hay recetas mágicas. Pero los errores que cometió este gobierno son muy evidentes. Analizarlos puede servir de experiencia para mejorar a futuro.

    El primer error fue mentir con las estadísticas. Usted mismo lo reconoce. No digo que sea la única razón. Es solamente la primera de una serie de sucesos que fueron llevando a cortar la racha. Tampoco digo que tal día a tal hora sea el cambio. No funcionan así las cosas. Los cambios son graduales, como el cuento del sapo en agua caliente.

    ResponderEliminar
  31. Coincido parcialmente, pero no coincido en "las recetas". El cuento del sapo suele ser usado para sugerir que "estamos mejor pero vamos hacia lo peor si este gobierno sigue". ¿Y qué lo sustituiría? ¿Massa y Macri? ¿Las políticas de Massa o Juan Domingo Macri ayudarían a redistribuir la riqueza? El cuentito del sapo es muy usado por opositores en automático que te dicen "no te estás dando cuenta pero de a poco nos están hirviendo". ¿En serio? ¿Y Macri me va a sacar de la ornalla? ¡Maravilloso! Me quedo más tranquilo. El tema de la vivienda en la CABA es, naturalmente, culpa del gobierno exclusivamente. Macri, que es quien gobierna la ciudad más rica de la Argentina, no tiene nada que ver. ¿Sabés cómo me la sé esa? Es un clásico: cada gobierno que asumía hablaba de "la pesada herencia", y luego de la necesidad de que "entre todos hagamos un esfuerzo", y luego ajuste, seducción de los mercados, "estar integrados al mundo", bla bla bla. Lo de siempre: privatizar las ganancias y socializar las pérdidas. Ahora vienen los Apolinarios a asustarte con que "este gobierno dejará una pesada herencia al que vendrá" con lo cual el ajuste deberá ser duro, pero la culpa la tendrá CFK y NK. Vamos, que acá nadie come vidrio.

    ResponderEliminar
  32. RMHR, se fue por las ramas. Vuelva.

    Una vez más (y van 345039787373) me atribuye recetas que no sostuve ni apoyé, no sostengo ni apoyo, y no sostendré ni apoyaré.

    ¿Yo dije que Macri nos va a sacar de la ornalla?

    Estoy intentando hablar de pasado, reciente, pero pasado. De errores y razones por las que no llegamos a los 15 años. Razones por als que el FPV perderá las elecciones, en lugar de ganarlas haciendo la plancha.

    ResponderEliminar
  33. Me quedó una duda ¿Cuáles son mis recetas?

    ResponderEliminar
  34. Apolinario, vos no sos candidato (afortunadamente). Vos vas a votar a Macri y a Carrió. No te tengo a vos para combatir "lo que el kirchnerismo hizo mal" y mantener "lo que hizo bien": las alternativas son Macri y Massa, no una síntesis superadora de Einstein, Gandhi y Winston Churchill. Y si venís a romper las pelotas acá, es porque querés esmerilar al kirchnerismo. Al kirchnerismo le criticaría, por ejemplo, el hecho de que las cárceles siguen siendo cuasi "campos de concentración". Sin embargo, no veo que la discusión contra el estado de las cárceles sea patrimonio de ningún candidato con el apoyo electoral como para ganar en 2015. No te leo a vos discutiendo eso que a mí sí me interesa. Te leo discutiendo el rumbo que yo sí creo que es el adecuado.

    ResponderEliminar
  35. Ya expusiste tus razones, en esa discusión con el Bosnio acerca de los subsidios y el cobro de impuestos. Y hablás de que somos "zurdos", cuando en rigor este es un gobierno típicamente peronista y no zurdo. La conclusión es que tus recetas están más cerca de Melconián que de Kicillof. Yo paso.

    ResponderEliminar
  36. OK. Me gustó lo de típicamente peronista. Es indesmentible.



    ResponderEliminar
  37. Es maravilloso, "indesmentible" algo que los dueños de casa (y asociados afines) no desmienten nunca ni tienen ganas de desmentir. Parece ser que en el universo opo no pueden distinguir el hambre de las ganas de comer.
    Como tampoco hacen observaciones atentas acerca de su (supuesta) cuestión importante, básica, esencial; la inflación. No cualquier inflación, claro, la que determina la perfidia K.
    Numerito, una camioneta Toyota, la conocida y super exitosa HiLux, allá por 2006, costaba unos USD 30000, ahora sale más o menos el doble, en DOLARES, ¿inflación K?, cómo?, si es en la moneda de referencia mundial, seria y de ojitos claros?, la Kris transfiere la diferencia a sus bóvedas que abren para adentro?..... o las automotrices, generan una inflación acá para compensar la caída de ventas "allá", en los países serios en crisis? - Y agarre cualquier modelo, desde los humildes a los de alta gama (ahí la excusa es el "impuesto al lujo" - mentira, un Honda Accord no pasa de USD 40000 a USD 100000, porque pague 60 mil de impuesto; quizás habría que pensar en un nuevo impuesto, a la angurria).
    Pero bueno, tal vez el equivocado soy yo, que sueño que alguna vez, se de el milagro de la inflación neuronal en los baleros opo simplistas....

    ResponderEliminar
  38. Se hace un llamado a la solidaridad de la MAK: Quien domine las teorías económicas del ministro Kicillof, por favor, que le explique a ram las razones por las cuales tenemos inflación en dolares.

    Mis conocimientos sobre economía no alcanzan para entender la superlativa interrelación de conceptos de la economía dirigida.

    Pero como no puedo con mi genio, le tiro al pasar una dato: atraso cambiario.

    ResponderEliminar
  39. Apolinario

    Los gobiernos anteriores al kirchnerismo terminaron con hiperinflación, desempleo por las nubes, deuda agigantada o incluso Estado de sitio.

    Usted dice que éste gobierno siniestro que desde hace 8 años hace todo mal terminará con atraso cambiario, un IPC cuestionado y, por supuesto, un apocalipsis inminente aunque siempre esquivo.

    No parece un final aterrador.

    Saludos cordiales,
    Rinconete desde la clandestinidad de Blogger.

    ResponderEliminar
  40. Sí, terrible problema el atraso cambiario, qué digo problema, problemón! - En cambio, veo con sumo agrado el coincidente atraso mental opo, el atraso discursivo, el atraso epocal.... pero bueno, como ahí no hay numeritos para manipular, no pueden culpar al maléfico INDEK, pobre gente, che, vida dura la que les toca....

    ResponderEliminar
  41. Rinconete, el atraso cambiario es una realidad desde hace 4 años. Si no permiten que el tipo de cambio se adecúe a la realidad del mercado antes de irse, CFK terminará con atraso cambiario, sin duda.

    Yo no dije lo que usted dice que dije. Si recuerda, no me gustó ninguno de los gobiernos anteriores. No deseo reproducir ninguna de las situaciones vividas en el pasado. No quiero volver a los 90. No quiero volver la menemismo. ¿Habrá quedado claro?.

    Tampoco hablé de apocalipsis. No creo haber usado esa palabra. Hablo de deterioro creciente. Si para usted es lo mismo, bueno, disculpe. Para mi no es lo mismo. La única que habló de estallido (o volar por los aires) fue CFK.

    Ram, veo que ya encontró la respuesta a su inquietud acerca del por qué los precios en dolares suben en Argentina: la culpa es del discurso de Apo. Ya puede comer su choripan tranquilo, que no le va a caer mal.

    ResponderEliminar
  42. Apolinario

    Ahora me quedó claro. No le gusta éste ni tampoco ningún gobierno anterior.

    Es como ir a comer pizza, opinar que es un asco, y cuando nos preguntan qué pizzería preferimos responder que son todas malas. Es un análisis más relacionado con la metafísica que con la política o la gastronomía.

    Saludos cordiales,
    Rinconete desde la clandestinidad de Blogger.

    ResponderEliminar
  43. Yo diría que es más como uno va a comer pizza con los compañeros, pero nunca van a la pizzería que uno recomienda. Siempre gana la opción de pizzería berreta, y uno se ve obligado a comer una porquería.

    ResponderEliminar
  44. Por favor, no minimicemos la cosa en vulgaridades como una pizza, acà estamos en presencia del nacimiento del suegrismo insufrible anti K y, ya se sabe hay una millonada de suegras a disposición, algo van a morder, así sea la prótesis del disgusto....

    ResponderEliminar
  45. Creo que el ejemplo de la pizzería de Rinconete es muy válido. Discutir con Apolinario es discutir con una nube de humo. Al discutir sobre política hay que contraponer realidad a realidad, y no realidad (gestión kirchnerista) con fantasía (lo que a mí me gustaría que se haga y no se hace). Cuando uno discute de política de modo abierto y honesto tiene que recibir goles y hacer goles, no correr el arco todo el tiempo o pedir que le pateen los penales despacito y al pecho. Me recuerdan las discusiones con Gargarella, que desde el país del Nunca Jamás pontifica todo el tiempo y te corre el arco hasta que terminás cansado de pegarle dialécticamente a una nube de humo. Apolinario apoya a Carrió y por ende a Macri pero sus recetas "no son las de Macri". "A mí no me gusta Menem". Yo digo despreciar a todos los políticos hasta la fecha, le rompo las pelotas a un blog kirchnerista y si me piden datos traigo a colación "ah no, pero yo a los políticos no me los banco, si hicieran lo que yo les digo que hay que hacer, estaríamos mucho mejor, y hacer eso es sencillísimo, sólo hace falta un poco de sentido común y no ser tan bruto, es decir, tan no Apolinario". A mí discutir con nubes de humor medio que me cansa.

    ResponderEliminar
  46. Interesante el fallido, "nubes de humor" quería decir "nubes de humo".

    ResponderEliminar
  47. Apolinario y algunas de sus supersticiones:

    -Nuestras exportaciones históricamente fueron INELÁSTICAS AL TIPO DE CAMBIO (ojota que si querés papers los tengo ehhh) y lo siguen siendo por que nuestra estructura productiva no cambió

    -Sobre el "atraso cambiario" lo vengo escuchando desde más de 4 años, sin embargo en el 2013 se produjeron 1M de autos de los cuales más de la mitad fueron a Brasil ¿no había atraso cambiario en esa época?

    -El atraso cambiario que ventilan algunos en realidad, es presión sobre los costos (basicamente el laboral) en sectores con graves problemas de productividad (economías regionales), los demás como las mismas automotrices, don paolo o cualquier exportador industrial (grandes empresas) lo ventilan para recompner márgen de beneficio ante la caída de sus ventas, caídas que se verifican por la depresiva situación económica de nuestros clientes (Brasil, Rusia con la devaluación del rublo y las peras y manzanas)

    Situación que afecta inclusive a economías con gran desarrollo industrial como Japón, que hace un año o dos devaluaron un 20% el yen pero sus exportaciones sólo crecieron un 16%.
    Con lo cual antes que el tipo de cambio, el principal elemento que tracciona las exportaciones es la situación económica de los mercados destinos de las exportaciones

    El problema con Brasil es que además de tener deprimido su mercado interno, el abaratamiento de sus productos perjudique a nuestra industria (principalmente las PyMES) ante una entrada irrestricta de los mismos

    Ante distintos tipos de productividad que caracteriza nuestro sector productivo, NO SE PUEDE ARREGLAR CON UNA DEVALUACIÓN GENERAL Y PARA TODO EL MUNDO, por que existen muchísimos sectores que NO NECESITAN esta "ayudita".

    En consecuencia Apolinario, por lo dicho anteriormente, sos funcional a una corrección del tipo de cambio (aka devaluación) sin tener en claro una mierda, con el agravante de lo regresivo que eso resulta para las mayorías, favoreciendo a un sector que no lo necesita, pero claro... como buen "progre liberal de izquierda" "pensás-bien" (aunque reconozco que esto último puede ser un prejuicio mio)

    PD: aclaro que lo de "progre liberal de izquierda" me refiero a algunos sujetos con fascismo poco reprimido y/o neoliberalismo NO consciente y/o superyó procesista

    ResponderEliminar
  48. Erke, yo no pido devaluación, pido dolar libre. ¿Por qué no se puede?

    ResponderEliminar
  49. "Al discutir sobre política hay que contraponer realidad a realidad, y no realidad (gestión kirchnerista) con fantasía (lo que a mí me gustaría que se haga y no se hace)"

    ¿En serio? ¿No puedo pensar lo que quiero que se haga?

    ResponderEliminar
  50. 1-Por que el tipo de cambio es la variable por antonomasia que define precios y, consecuentemente, redistrbución de la renta, por que cambios en los precios implican en general cambios en dicha distribución

    2-Dejar flotar es dejar esa variable a criterio de los mercados que, como se sabe, NO REDISTRIBUYE EQUITATIVAMENTE NI TIENDE A NINGÚN EQUILIBRIO, de hecho inclinan la cancha a través de persistentes desvíos

    Por eso, entre otras cuestiones, NADIE deja flotar su moneda , de hecho en regímenes con metas de inflación es más visible aún el "fear of loating",

    ResponderEliminar
  51. Le agradezco que por fin me reconozca una cosa de todas las que hé dicho. Espero que elbosnio tome nota acerca de esto. Es como yo decía, el gobierno pone el valor del dolar arbitrariamente donde se le canta.

    Dicho esto podemos estimar que está caro o barato. Ya sabe cual es mi opinión.

    ResponderEliminar