Mesa de Autoayuda K

Grupo de autoayuda para quienes padecen ciertas molestias ante
comentarios Anti-K, o incluso descubren alguna tolerancia al peronismo.

Próxima Cena de la MAK el miércoles 1 de marzo de 2017



Preocupado por el golpe K del comando venezolano-iraní denunciado por los medios, nuestro Maestro de Luz Elbosnio, el Sri Sri Ravi Shankar del kirchnerismo de salón, dio curso a la Secretaría de Guateques, Chachachá y Cenas Show (la ya legendaria SeGuChaCe, por sus siglas en inglés) liderada por Nagus el Magnífico para que organice la próxima Gran Cena de la MAK el miércoles 1 de marzo, en honor San Suitberto, hombre sabio cuya vida ejemplar lo iluminó en la suya.

La Gerencia de Invitados Ilustres (la célebre GIL por sus siglas en inglés), logró convencer para que nos acompañen al compañero Amado Boudou, que nos hablará del tercer semestre que no llega, y a la amiga Graciana Peñafort, que disertará sobre nuestra Justicia Fabio Zerpa, de máxima creatividad, y la posibilidad de que Bonadío nos encarcele a todos antes de Semana Santa.

El Menú Alegría, consistente en empanadas frozen, vino de ferretería o gaseosa tibia, subió a $120, para solidarizarse con la suba del pan. En plata no es tanto.

Quien disponga de recursos extra podrá pedir directamente al Círculo Salvavidas el plato Súper De Luxe Primera Especial, como milanesa, pechuga, ensalada y demás manjares.

El lugar es el habitual, el ya legendario Salón Dorado Horacito Rodríguez Larreta del Círculo Salvavidas, ubicado en Cabello 3958, barrio carenciado de Palermo, a las 20:00. 

Esta vez, estaremos desde las 19:00 para el relanzamiento planetario de La Radio MAK, medio que lidera el segmento del kirchnerismo de salón de los miércoles.

Por razones de seguridad nos vemos en la obligación, hoy más que nunca, de mantener el santo y seña: "¡Qué desmejorado que está Elbosnio!". Rudy Giuliani, amigo personal de Sergio Massa, lo exigirá en la entrada.

Foto: en la Universidad de Verano de la MAK , el General (a la derecha, con sombrero) asiste a los nuevos reclutas en el arte de declamar el MAKnual (Cortesía Fundación Led para el Desarrollo de la Fundación Led).
Pispeá
 



Columna publicada en Nueva Ciudad.

Termina otra semana trepidante en la que no tuvimos noticias de la lluvia de inversiones pero tampoco de la Pobreza Cero; es decir, una de cal y otra de arena. Además, como bien explicó el ministro de Hacienda, “la economía está mostrando resultados positivos y los salarios reales empezaron a crecer”. El ministro no se equivoca, a lo sumo es la realidad que le pifia.

Esta semana recibimos de parte del ministro Aranguren unos notables consejos para ahorrar energía no usando más de 4 horas por día la computadora, ni más de 10 minutos el microondas y lavando la ropa con agua fría. Eso sí, con encomiable generosidad el funcionario nos otorgó el derecho a mantener la heladera prendida todo el día. Íbamos a ser Venezuela pero al parecer ya somos Cuba.

En estos días, el gobierno sinceró también las cuotas sin interés. Lucas Llach, vicepresidente del Banco Central, explicó que los argentinos compran electrodomésticos en Chile, sin cuotas, es decir que eso no debería frenar el consumo. Es una gran idea: a quién ya no puede comprarse una heladera en cuotas en la Matanza, por ejemplo, le deberíamos aconsejar que se vaya a Santiago y la compre en efectivo. Es más, como hoy puede adquirir los millones de dólares que quiera, le sobraría plata para tomarse unos días de descanso en Cachagua.

Por su parte, Iván Petrella, secretario de Integración Federal y Cooperación Internacional del Ministerio de Cultura, explicó que las cuotas sin interés no sólo no existían sino que también perjudicaban a las personas que menos tienen. Ocurre algo parecido con los despidos: no los hay y además no son tantos. Es la famosa política de Schrödinger.

El titular de la AFI, Gustavo Arribas, causó un cierto asombro al declarar que el dinero girado a una cuenta suya en Suiza por un cambista brasileño condenado de lavado de dinero no era tanto como se dijo y fue el resultado de la venta de un inmueble. Luego se rectificó y explicó que en realidad fue por la venta de varios muebles y, por último, volvió a la primera versión del inmueble vendido. No deberíamos ser tan severos con el funcionario, ¿quién no se confundió alguna vez entre bienes muebles e inmuebles? En realidad, lo más asombroso es que un empresario avezado como el jefe de los espías haya tardado tanto en encontrar en Brasil a un escribano creativo que pudiera documentar su última versión. En Argentina eso se hubiera resuelto mucho más rápido.

En todo caso, debemos agradecer que Arribas no sea kirchnerista: eso nos libera de una indignación de Aguinis, una carta de Leuco, una investigación de Majul, una denuncia de Stolbizer y un eructo de Lanata.

En un notable entrevista, Martín Caparrós se sorprendió por la cantidad de “errores no forzados” del gobierno y explicó que “cuando dejen de cometerlos, veremos qué quieren hacer”. Es decir que derogar la ley de medios, eliminar retenciones y subsidios, abrir las importaciones, pagarle en efectivo a los holdouts o reiniciar el ciclo de endeudamiento no son decisiones que podrían ser analizados políticamente sino una serie de errores inconexos. Maravilloso.

Esta semana, volvieron a ser publicados algunos audios de CFK (en uno de los cuales se la escucharía gritar “¡Quién carajo está usando mi cuenta de Netflix!”, lo que podría acarrearle un procesamiento por “injuria agravada por el vínculo” ya que seguramente hablaba con Máximo), pero también de Daniel Angelici, el directivo de fútbol y operador macrista en la justicia, mientras pide supuestos favores a un miembro del Tribunal de Disciplina. Al parecer, la Santa Trinidad conformada por los medios, la Justicia federal y los servicios, ha decidido mandar señales también al oficialismo. Es la famosa República de las Escuchas en la que los escuchados de hoy son los apretados de mañana. Audios para todos y todas.

Gracias al ineludible Pablo de León, supimos que CFK no sólo condenaba a sus empleados a comer pan duro y dormía sobre un sommier de billetes sino que, además de vivir en medio de un lujo saudita- como denunciaban los medios antes- los Kirchner vivían en una tapera- como denuncian los medios hoy- rodeados de “pastos crecidos por todo el predio y árboles caídos”. Y eso no es todo, según lo que pudo averiguar el notable periodista, “en la cancha de básquetbol, los miembros de la fuerzas de seguridad podían jugar pero debían hacerlo en silencio”. No nos queda claro si para que la pelota picara en silencio colocaban un pedazo de felpa antes de cada rebote o si jugaban sin pelota, como una especie de basquet Marcel Marceau. Pero, en todo caso, estamos otra vez horrorizados.

Ocurre que bajo la férrea censura kirchnerista, los medios apenas podían tratar a CFK de chorra, bipolar o asesina, mientras que hoy pueden alabar a Macri en total libertad. Esa libertad recuperada permite que nos enteremos de las lujosas taperas presidenciales K pero también de “la tierna foto de Antonia con un conejo en la Quinta de Olivos”.

Asombrado por la ternura de los nuevos inquilinos de la residencia, el pobre conejo le habría contado al cronista que CFK le gritaba que era un hámster, lo obligaba a ver 678 atado a la mesa ratona y le pedía a Parrilli que le diera zanahorias podridas mientras ella se quedaba con las frescas. Al final, entre sollozos, confesó lo más doloroso: “Florencia nunca me quiso acariciar”. Otra postal de la larga noche kirchnerista. 

Todo lo que quieran pero ya no le tenemos miedo al censista.

Foto: el cazador con el que CFK atormentaba al pobre conejo de Olivos (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED). 
Pispeá
 

La crónica de la semana (del decreto Moebius al genocidio espontáneo)




Columna publicada en Nueva Ciudad.

Terminamos otra semana trepidante en la que no tuvimos noticias de la lluvia de inversiones pero tampoco de la Pobreza Cero; es decir, una de cal y otra de arena. Además, como nos suelen explicar nuestros economistas serios, los futuros venturosos requieren de presentes calamitosos, así que, en ese sentido, estamos bien encaminados.

La semana pasada, Mauricio Macri eliminó por decreto los dos feriados puente establecidos por el gobierno anterior, con el loable objetivo de aumentar nuestra “competitividad”. Tiene razón: como estipula el famoso Plan Burundi, para alcanzar a los países con mayor desarrollo y equidad debemos empezar por no tener sus sueldos, leyes laborales, gasto en investigación o feriados.

La eliminación de los feriados puente implicó el “traslado” del feriado del 24 de marzo, lo que generó la dura denuncia de opositores e incluso de oficialistas. Hasta Joaquín Morales Solá criticó al presidente por someterse a “una polémica inservible”, pasando así de los absolutos morales que solía enunciar frente a CFK a la realpolitik que practica con Macri. Él también cambió.

Finalmente, un nuevo decreto anuló el decreto anterior, lanzando un novedoso concepto: el decreto Moebius o decreto Mamushka. Algunos juristas se preguntaron si un nuevo decreto podría anular el decreto que anuló el decreto o si sería necesario otro decreto para decretar que el nuevo decreto no podría ser anulado, ni aún con uno nuevo.

Siguiendo los pasos del ineludible Darío Lopérfido, Director Artístico del Teatro Colón; Juan José Gómez Centurión, Director General de la Aduana, ex carapintada y ex integrante de la Fundación Pensar, explicó que “no hubo un plan sistemático de desaparición de personas durante la dictadura". Con estilo florido retomó los argumentos de Lopérfido y opinó que "no es lo mismo 8.000 verdades que 22.000 mentiras”

Para nuestro marcial funcionario, la ESMA, el Olimpo, la Mansión Seré, la Perla, el Vesubio y otros centros de detención y tortura, los grupos de tareas, los vuelos de la muerte y el secuestro de bebes, fueron hechos que no respondieron a una estrategia centralizada sino a una serie de impulsos individuales. Así, grupos de tareas que formaban parte de las mismas fuerzas decidieron espontáneamente secuestrar a personas de sectores similares, en el mismo momento, torturarlas de la misma forma y matarlas con similares procedimientos e idéntica impunidad. Pensar en un “plan genocida” sería, para el funcionario, una “visión militante”. Tal vez no deberíamos descartar que esos supuestos ocho mil desaparecidos vivan en realidad en España.

Aconsejamos al ex director de la Fundación Pensar que además de promocionar ideas zombie, se tome el trabajo de leer la sentencia “militante” del juicio a las juntas: “Se ha demostrado que, pese a contar los comandantes de las Fuerzas Armadas que tomaron el poder el 24 de marzo de 1976, con todos los instrumentos legales y los medios para llevar a cabo la represión de modo lícito, sin desmedro de la eficacia, optaron por la puesta en marcha de procedimientos clandestinos e ilegales sobre la base de órdenes que, en el ámbito de cada uno de sus respectivos comandos, impartieron los enjuiciados” .

Lo que no deja de asombrarnos es que, siendo los secuestros y asesinatos el resultado de una acción “caótica y no planificada”, Gómez Centurión pueda afirmar, con precisión helvética, que los desaparecidos fueron ocho mil. Un ejemplo infrecuente de caos minucioso.

Luego del cartero de Vidal y del espía que logró eludir a los sicarios de CFK volviendo a su casa por caminos diferentes nos llega una nueva entrega de nuestro Periodismo Fabio Zerpa. En efecto, gracias al periodista Pablo de León conocimos la terrible historia de los empleados de Olivos condenados a comer pan duro: “(Los Kirchner) mandaban a comprar pan fresco. Pero a nosotros nos daban siempre, el pan del día anterior con la comida. ¿Tanto les costaba comprar un poco más para nosotros?” .

Con encomiable valentía, el periodista de investigación nos habló tamb ién del electricista de Olivos, quien “no estaba acostumbrado a que le hablen” y padecía “un clima de temor y verticalismo.”

Leyendo estos testimonios, en particular el del electricista Marcel Marceau, es inevitable recordar a la ascensorista de la Rosada, que “tenía prohibido mirar a Cristina o hablarle y que cuando Macri la saludó y le preguntó por el clima, se puso a llorar por la opresión contenida de tantos años”. Quizás mañana descubramos la historia del pobre jardinero que CFK mantuvo deshidratado durante 12 años y a quien Juliana Awada ofreció un vaso de agua.

Reemplazar nuestro sombrío pensamiento crítico por alegre entusiasmo, como aconsejó el Jefe de Gabinete, puede implicar volver a discutir temas que creíamos acordados, como el de los desaparecidos, pero también nos permite descubrir los horrores ocultos de la larga noche kirchnerista.

Todo lo que quieran pero ya no le tenemos miedo al censista.

Foto: el panadero esclavizado por CFK, en el momento de ser liberado de su mazmorra en la quinta presidencial por Juliana y Mauricio (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

La crónica de la semana (del feriado abusivo al espía espiado)


Terminamos otra semana trepidante en la que no tuvimos noticias de la lluvia de inversiones pero tampoco de la Pobreza Cero; es decir, una de cal y otra de arena. Además, como bien lo señaló nuestra vicepresidenta Gabriela Michetti, lo de Pobreza Cero es una cuestión “aspiracional", algo más relacionado con un noble deseo personal que con políticas públicas.

Nuestro presidente, cuya vida es un largo feriado puente, ha decidido eliminar de ese beneficio a quienes no tomaron la precaución de nacer ricos. También reformó la ley de ART con el mismo mecanismo, un DNU, ya que la industria de los que se dejaban cortar una pierna para cobrar el seguro debía terminar. La Mentalista Carrió, diputada part-time, justificó esas iniciativas porque “en este país nadie quiere trabajar”. Es decir que, como nadie quiere trabajar, lo mejor es eliminar derechos y beneficios de quienes sí lo hacen. Maravillosa Lógica Contorsionista.

Esta semana se cumplió el segundo aniversario de la muerte del fiscal Nisman. Pese a que las investigaciones apuntan a un suicidio, como señaló el periodista Tato Young, para la mayor parte de nuestro periodismo serio se trata de un asesinato y sólo es cuestión de condenar a la culpable, que ya todos conocemos. Damián Pachter, el primer periodista que comunicó su muerte, explicó que “la orden de asesinar a Nisman vino de CFK”. Por su lado, el fiscal Germán Moldes opinó que “Alberto Nisman murió por denunciar a Cristina Kirchner”, del mismo modo que el ex agente Antonio Stiuso declaró“estoy seguro que a Alberto Nisman lo mataron”. Un ejemplo que ilustra la fructífera colaboración entre la Justicia federal, los medios y los servicios, nuestras últimas reservas morales.

Entusiasmada por tal frenesí de hipótesis, Margarita Stolbizer sintió la necesidad de aportar la suya: ”Podría haber sido Hezbollah por la perfección que tiene la comisión del delito”. Nos sorprendió que no haya mencionado el piolín ruso señalado por la ministra Bullrich: se trata de un método muy efectivo a la hora de cometer delitos perfectos.

El espíritu de colaboración entre los medios, la Justicia federal y los servicios también brilló en estos días a través de la publicación del audio de una conversación telefónica entre CFK y Oscar Parrilli, de junio del 2016, en la que hablan del ex agente Stiuso. En el mismo se escucha a CFK tratar de “pelotudo” al ex jefe de espías por no reconocerla, un hecho de una violencia casi insostenible. El fiscal Marijuan podría inculparla de “grosería calificada en ocasión de llamada, agravada por el vínculo” (recordemos que ambos se conocen desde hace años) y de “homicidio en calidad de tentativa”, ya que Parrilli estaba manejando cuando recibió el llamado y el insulto podría haberlo desestabilizado, causando un accidente fatal.

Pero eso no fue lo más grave: según informó el periodista Nicolás Wiñaski, CFK habría buscado asesinar al ex espía y si no lo consiguió fue porque “Stiuso volvía a su casa por caminos diferentes”. Es decir que con un truco que aprendió mirando al Súper Agente 86, el ex espía logró burlar al Estado totalitario K, que controlaba los movimientos de la ciudadanía a través de la tarjeta SUBE, con ayuda del ARSAT. No en vano fue uno los mejores agentes de la ex SIDE.

Mientras los medios serios denunciaban el Pelotudogate, el reemplazante del insultado Parrilli y nuevo titular de la AFI, Gustavo Arribas, fue inculpado por el cobro de coimas de la constructora brasileña Odebrecht,un hecho sin duda menos grave que la violencia de un insulto o el intento de asesinato eludido a través de técnicas enseñadas por Maxwell Smart.

Luego de una semana de vacaciones en Playa del Carmen, la gobernadora Mariú Vidal volvió a su provincia. Lejos quedaron aquellos discursos acongojados sobre la necesaria presencia de los gobernantes en momentos difíciles como las inundaciones. Aunque es cierto que en aquella época Vidal era candidata mientras que hoy es sólo gobernadora: son responsabilidades diferentes. Según Jorge Macri, el ineludible intendente de Vicente López, Vidal no hubiera podido tener “tranquilidad” en las playas argentinas por “el grado de cariño que ella despierta” en la gente. Son los inconvenientes de generar amor desenfrenado, a Ricky Martin le pasa lo mismo.

Por último, en su primer día en funciones, Donald Trump retiró a EEUU del TPP- el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica al que Macri quería ingresar- y frenó la tan promocionada compra de limones argentinos. Volvimos al mundo, pero el mundo se había ido.


Todo lo que quieran, pero ya no le tenemos miedo al censista.

Foto: Comando venezolano-iraní con formación en Cuba Libre en el momento de escapar de la escena del crímen (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

Próxima Cena de la MAK el miércoles 8 de febrero del 2017


Preocupado por el decreto Moebius, que anula el propio decreto, por el pan duro que CFK le hacía comer a los empleados de Olivos y por el plan sistemático de desaparición de personas de la dictadura que en realidad fue espontáneo, nuestro Maestro de Luz Elbosnio, el Sri Sri Ravi Shankar del kirchnerismo de salón, dio curso a la Secretaría de Guateques, Chascarrillos y Cuchufletas (la ya legendaria SeGuChasCu, por sus siglas en inglés) liderada por Nagus el Magnífico para que organice la próxima Gran Cena de la MAK el miércoles 8 de febrero, en honor San Severino, abad cuya vida ejemplar lo iluminó en la suya.

El Menú Alegría, consistente en empanadas frozen, vino de ferretería o gaseosa tibia, subió a $120, para solidarizarse con la suba de la luz, los peajes y las prepagas. En plata no es tanto.

Quien disponga de recursos extra podrá pedir directamente al Círculo Salvavidas el plato Súper De Luxe Primera Especial, como milanesa, pechuga, ensalada y demás manjares.

El lugar es el habitual, el ya legendario Salón Dorado Horacito Rodríguez Larreta del Círculo Salvavidas, ubicado en Cabello 3958, barrio carenciado de Palermo, a las 20:00.

Por razones de seguridad nos vemos en la obligación, hoy más que nunca, de mantener el santo y seña: "¡Qué desmejorado que está Elbosnio!". La CM de la ministra Bullrich lo controlará a la entrada.

Foto: en el último Congreso de Actualización Doctrinaria del Círculo Salvavidas, el General, en uniforme estival, le explica a un nuevo recluta los rudimentos de la lucha armada y el dorado californiano
 (Cortesía Fundación Led para el Desarrollo de la Fundación Led).
Pispeá
 

La crónica de la semana (del país que creció sin crecer a la coima invisible)

Columna publicada en Nueva Ciudad.

Terminamos otra semana trepidante en la que no tuvimos noticias de la lluvia de inversiones pero tampoco de la Pobreza Cero; es decir, una de cal y otra de arena. Además, como nos enseñaron que los futuros venturosos se consiguen con presentes calamitosos, no perdemos nuestro optimismo. Del apocalipsis kirchnerista, inminente aunque siempre esquivo, pasamos así a la lluvia de inversiones, tan inminente e igual de esquiva.

En una asombrosa conferencia de prensa, Mauricio Macri afirmó que el 2017 “va a ser el primer año que vamos a volver a crecer, después de más de cinco años”. Al parecer, nuestro presidente tampoco le cree al INDEC de Todesca, según el cual crecimos 2,1% en el 2015 y, salvo en el 2014, tuvimos crecimiento desde el 2010. También defendió al jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, denunciado por recibir 600 mil dólares de Leonardo Meirelles, un cambista brasileño condenado en su país por el pago de coimas. Explicó no entender “cómo se relaciona Arribas con Odebrecht” con la misma convicción con la que afirmó hace un tiempo que “está bien queMilagro Sala esté detenida porque la mayoría cree que cometió delitos”. Le aconsejamos, para entender, que lea a Hugo Alconada Mon, aunque no debería preocuparse demasiado: según opinó el juez Canicoba Corral "no sé si se puede hablar de sobornos ya que (Arribas) no era funcionario en el momento de los hechos”. Tampoco Lázaro Báez lo era y sin embargo está en preventiva desde abril del 2016. Es complicado, como diría Hermes Binner.

Desde el gobierno de la CABA, Horacio Rodriguez Larreta afirmó que “todos somos inocentes hasta que se pruebe lo contrario” . Ocurre que el caso Arribas ha conseguido que el oficialismo descubra la hasta ahora olvidada presunción de inocencia, un pequeño milagro que debemos saludar.

Hace unos días, su alteza Gerardo I, emperador del Sol Poniente por la gracia de los Blaquier, mariscal del Altiplano, protector de la Justicia, orgullo radical y azote de Dios, presidió los festejos correspondientes al primer año de preventiva de Milagro Sala. Los jóvenes idealistas de Franja Morada no pudieron contener las lágrimas de emoción cuando la Fundación Kunta Kinte, cercana al Momo Venegas, hizo una suelta de esclavos frente al monarca, mientras la policía llevaba a cabo un espectáculo de palos y gases sobre algunos transeúntes con cara de pertenecer a la Tupac. Otra Argentina es posible.

Por su lado, José Luis Espert, miembro honorario de la Fundación Gorilas en la Bruma, explicó sobre los peronistas: "Hay que encerrarlos y decirles basta”. La inacción de la Justicia está generando impaciencia, aún entre los miembros más mesurados de nuestras fuerzas vivas.

Luego de investigar durante diez años, con un equipo amplio y recursos generosos, Alberto Nisman sólo presentó una denuncia creativa sobre hechos ocurridos veinte años después del atentado a la AMIA. Este resultado anoréxico y los avances conseguidos por sus reemplazantes- como el descubrimiento de nuevas pruebas o la identificación de la víctima 85 no parecen atenuar la pasión de quienes piden canonizarlo, a la vez que exigen que CFK vaya presa, por esa denuncia o por el ya indudable asesinato del fiscal.

La DAIA advirtió que “la investigación por la muerte de Nisman no se puede dilatar más”, mientras que la jueza federal y ex esposa del fiscal, Sandra Arroyo Salgado, espera “que dictaminen con valentía, independencia y rigor científico que Alberto Nisman fue víctima de un homicidio.. Ya saben que fue asesinato y tienen a la culpable, sólo necesitan a los peritos adecuados y al juez idóneo. En todo caso, esperamos que esta vez la Justicia investigue a fondo la pista del comando venezolano-iraní con formación en Cuba Libre y la del piolín ruso.

La conjunción de nuestra Justicia Fabio Zerpa, la creatividad de los servicios y la falta de buenas noticias desde el gobierno, nos augura un año de Nismanía desenfrenada. Pero no todas fueron malas noticias: apartándose de su tradicional mesura oficialista, Margarita Stolbizer envió un “furioso tuit contra los controles migratorios que quiere endurecer el Gobierno”. Si el gobierno persiste en esa línea, la diputada no descartó mandar un emoticón enojado. O incluso dos.

Todo lo que quieran, pero ya no le tenemos miedo al censista.

Foto: dispositivo de escucha a distancia del comando venezolano-iraní con formación en Cuba Libre (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED)
Pispeá
 

De derechos a beneficios


Columna publicada en Nueva Ciudad.


“La necesidad de cambiar esa Argentina chica, del miedo, en la que cada uno quiere aferrarse a lo que tiene.” 

Mauricio Macri, 10 de enero 2016.



Hace un poco más de 130 años, se sancionó la ley 1420 de educación laica, gratuita y obligatoria. Fue la norma básica que estructuró el sistema de educación pública nacional, soñada por el presidente Domingo F. Sarmiento, esbozada por su sucesor y ministro de Educación, Nicolás Avellaneda, y finalmente lanzada por el sucesor de ambos, Julio A. Roca y su apasionado ministro de Educación, Eduardo Wilde. La Iglesia, con razón, entendió que una de las consecuencias de la ley sería la merma de su enorme influencia en la educación y operó en contra con furia y torpeza. El conflicto con el gobierno escaló hasta la expulsión del nuncio apostólico- embajador de la Santa Sede en el país- a través de unas secas líneas del canciller Ortiz: “En vista de la actitud asumida por vuestra excelencia en sus relaciones con el Gobierno de la República, el señor presidente me ordena enviar a vuestra excelencia sus pasaportes, fijándole el término de veinticuatro horas para dejar el territorio de la Nación.” . Otros tiempos y otros conservadores…

Como señala Rosendo Fraga, el éxito de la ley fue notable: “Sabía leer y escribir menos de uno de cada cinco habitantes. Un cuarto de siglo más tarde, al conmemorarse el Centenario, ya dos de cada tres sabían leer y escribir y en los menores de diez años la escolarización llegaba al 90%”. Pero sobre todo, la norma logró aunar bajo un mismo “relato”, para retomar un término muy en boga actualmente, tanto a los nietos de patricios y pueblos originarios, como a los hijos de sastres polacos o campesinos de Calabria, esa “chusma ultramarina” que Leopoldo Lugones denunciaría algunas décadas más tarde con la misma pasión abichada con la que algunos de los descendientes de esa chusma denuncian hoy a bolivianos y paraguayos.

El éxito fue dado por la voluntad pública, sostenida durante décadas, de otorgar un derecho a todos los ciudadanos, sin distinciones de credo, origen nacional o raza, pero obviando también distinciones sociales. Ni el ministro Wilde, ni Sarmiento- nombrado por Roca para presidir el Consejo Nacional de Educación- ni sus sucesores buscaron generar “ahorro” alguno eliminando a los hijos de supuestos ricos del beneficio de la gratuidad de la escuela pública. Sabían, como saben los estados europeos que subsidian desde hace décadas no sólo a quién no puede pagarlos sino a todos, el transporte, la escuela o la universidad pero también el cine y la ópera, que la universalidad es la única forma de garantizar la eficacia de un servicio.

Hace unos días supimos, por una resolución del nuevo titular del PAMI, que el organismo dejará de cubrir los medicamentos de la misma forma que lo hacía a cierta clase de afiliados: quienes tengan una prepaga, los propietarios de más de un inmueble, de un auto de menos de 10 años de antigüedad o de una embarcación, con el argumento de que son ricos que no requieren de ese “beneficio” y que apartándolos, el PAMI genera “un ahorro”. Carlos Regazzoni, titular del organismo, explicó: "No podemos darle un beneficio social a una persona que veranea en Punta del Este”

Por supuesto, el jubilado que veranea en Punta del Este y abusa del PAMI es un personaje tan imaginario como la docente jubilada que cenaba en Puerto Madero gracias a su AFJP, pero más allá de eso y de la discusión sobre los símbolos exteriores de riqueza -un Fiat Palio del 2009, por ejemplo, elimina el "beneficio" que un Mercedes Clase S del 2006 no modifica- lo notable es esa constante del pensamiento reaccionario: la supuesta eficiencia en la gestión de los derechos ciudadanos siempre pasa por la expulsión de beneficiarios, nunca por su ampliación o por la mejora del servicio que reciben.

Es por eso que el titular del PAMI habla de "beneficios" y no de “derechos" o que nuestro presidente señala como algo insostenible que los empleados busquen mantener sus derechos mientras considera normal que los empresarios exijan ampliar sus ganancias. Ocurre que la mejor manera de eliminar un derecho es disfrazarlo de privilegio, y parafraseando la cita inicial, las posibilidades de Cambiemos parecen apuntar a una Argentina que achica y donde el crecimiento está reservado a unos pocos.

Foto: Entusiastas de Cambiemos le explican las ventajas de perder derechos y vivir sin miedo a un grupo de ciudadanos que buscan "aferrarse a lo que tienen" (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

La crónica de la semana (de la fe en Nisman al exceso de cargas patronales)


Columna publicada en Nueva Ciudad.

Terminamos otra semana trepidante en la que no tuvimos noticias de la lluvia de inversiones pero tampoco de la Pobreza Cero; es decir, una de cal y otra de arena. Además supimos, gracias a nuestros economistas serios, que mientras el déficit nos llevaba al abismo, la deuda con déficit nos lleva al paraíso, así que no perdemos la alegría.

Una alegría que se percibió incluso en los dichos del presidente, lanzados con fino humor desde una reposera frente al lago Nahuel Huapi: “Me siento tan comprometido que no me importa no tener vacaciones”.

Como cada vez que el gobierno tiene dificultades, se volvió a reflotar la denuncia de Nisman contra CFK, aunque esta vez con éxito: la Cámara de Casación ordenó la reapertura de la causa, apartó al juez Rafecas y, por las dudas, también a la Cámara que desestimó la denuncia. Al parecer, se apartarán a los jueces que hagan falta para llegar a la verdad que ya conocen. Según la denuncia, CFK intentó encubrir el atentado de la AMIA veinte años después de ocurrido, con la anuencia del Congreso y a través de un memorando con Irán que nunca entró en vigencia y el levantamiento de las alertas rojas de Interpol que pesaban sobre los acusados iraníes, que la Argentina nunca pidió. “Una cuestión de fe, no de pruebas”, como escribió Jorge Urien Berri en La Nación.

En todo caso, ya tienen a la culpable: sólo falta el juez idóneo.

En esta semana nos enteramos que, además del exceso de empleados, aires acondicionados e investigadores, padecemos un exceso de cargas patronales. El flamante ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, visitó al ministro de Desempleo, Jorge Triaca, para proponerle una idea novedosa: reducir dichas cargas para combatir la informalidad laboral. ”Los impuestos al trabajo son ridículos y fomentan la informalidad” afirmó Dujovne. Es raro que Alemania, por ejemplo, que históricamente ha tenido cargas patronales altas tenga hoy una de las tasas de desempleo y empleo en negro más bajas del mundo, mientras que la Argentina de los ´90 terminó con 18% de desempleo y casi 50% de empleo en negro, siguiendo el mismo diagnóstico y las mismas políticas que propone nuestro nuevo ministro televisivo. Tal vez en Alemania no tengan economistas serios como los nuestros.

Siguiendo el vergonzoso ejemplo de los manifestantes en Neuquén, los diputados en Jujuy y los vecinos en Flores y Pergamino, varios delegados gremiales dieron golpes de cabeza y estómago sobre los indefensos palos de la infantería de la Policía Federal, esta vez en los pasillos del ministerio de Educación.

Frente a los terribles incendios en la Pampa, Río Negro y el sur bonaerense, y las inundaciones en Santa Fe, se lanzó una campaña espontánea para descubrir el paradero del hasta no hace mucho locuaz Sergio Bergman, ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable. Por suerte, el conocido ministro rabino que había recomendado rezar para frenar los incendios decidió acortar sus vacaciones y fotografiarse entre algunos brigadistas del Servicio Nacional de Manejo del Fuego. El país respira, aliviado.

La semana pasada, los jóvenes idealistas de Franja Morada celebraron con ahínco el fallo de la justicia jujeña condenando a Milagro Sala, ya que en esa provincia ahora está vigente el estado de derecho” . Por su lado, Macri afirmó que "hay muchísimos testigos del abuso de poder que le dio el kirchnerismo (a Milagro Sala) durante mucho tiempo” y Gerardo I, emperador del Sol Poniente, mariscal del Altiplano, protector de la Justicia, orgullo radical y azote de Dios, concluyó con un inapelable: “debe seguir presa porque es una gran corrupta y se la robó toda”El presidente dice que hay gente que dice que Milagro Sala abusaba de su poder, el gobernador exige que siga presa por un delito por el que no fue juzgada y un juez la condena porque alguien dijo que ella le dijo que haga algo que finalmente no hizo. Así, luego de encarcelarla preventivamente por incitación al acampe, se la condenó por un escrache telepático: nadie puede negar que en Jujuy rija el estado de derecho. Sólo resta definir qué derecho.

Según Roberto Gargarella, el caso de Milagro Sala es una oportunidad de ponernos a prueba”. Al parecer, los radicales, hasta no hace mucho severos defensores de las instituciones, han decidido dejar pasar esa oportunidad.

En todo caso, imaginemos qué hubiera pasado si un juez hubiera condenado a Buryaile o De Angeli a 3 años de prisión por incitación al escrache durante el lock-out patronal del 2008.

Pero no todas fueron malas noticias: la ineludible Paula Bertol, diputada del PRO, explicó que en el 2016 “no tuvimos ni una cadena nacional”. Tiene razón, hubo más pobreza, más desempleo y más deuda, pero terminamos con ese terrible flagelo, ¿cómo no entusiasmarnos?

Todo lo que quieran, pero ya no le tenemos miedo al censista.

Foto: Su alteza Gerardo I, Emperador del Sol Poniente, Mariscal del Altiplano, Protector de la Justicia, Orgullo Radical y Azote de Dios, da la señal de ataque contra las piletas vacías del cantri de la Tupac (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

Entrega de los Premios Luis a los Mejores Arrumacos Macristas 2016


Hoy entregamos los muy esperados Premios Luis a los Mejores Arrumacos Macristas, que, como todo lector de la MAK sabe, reemplazaron a los queridos Premios Ernesto a las Mejores Indignaciones de Peluquería. En efecto, como nos explicó el Jefe de Gabinete, se terminó la siniestra época del pensamiento crítico y las indignaciones y empezó una nueva, generosa en alegría y entusiasmo. Este certamen es nuestro modesto aporte a esa noble causa.

Debemos aclarar ante todo que la tarea no ha sido fácil, el jurado debió deliberar durante largos días para poder elegir entre una enorme cantidad de candidatos que superaban el limitado número de premios. Esperamos poder integrarlos en la próxima entrega del 2017.

Además de los Premios Luis propiamente dichos y sus correspondientes menciones, decidimos instaurar dos premios paralelos: el Premio Hiro Onoda a la tenacidad de nuestro periodismo serio que, perdido en una isla del Pacífico, sigue combatiendo a CFK y el Premio Fabio Zerpa a la creatividad periodística.

El Luis de Oro fue otorgado con justicia al inspirador del certamen, Luis Majul, quien ha demostrado ser un maratonista que apostó al largo plazo y no a la estridencia puntual de algunos de sus rivales. Desde que comparó a Macri con Nelson Mandela ha sabido mantenerse delante del pelotón, como cuando explicó que el mayor error del gobierno fue "no comunicar con claridad la magnitud del desastre que dejó la década saKeada (SIC)" o cuando citó a Miguel Espeche, "mucha gente se preocupa por no tener dinero para comprar regalos y no se da cuenta que el afecto es el mejor regalo". Un verdadero atleta keniata.

El Luis de Plata fue a Alfredo Leuco, un periodista serio cuya independencia desborda en cada uno de sus editoriales. El gobierno ya quisiera tener funcionarios así de apasionadamente independientes.

El Luis de Bronce fue entregado al sociólogo independiente Marcos Novaro, un analista ecuánime que defiende a Macri pero también denuncia a CFK. Su último destello fue cuando explicó que "el problema del Conicet este año fue la irresponsabilidad de gastar mucho en los últimos años". La Argentina era ese extraño país devastado, según Novaro, que, además, gastaba demasiado en investigación, según el mismo Novaro. Aplaudimos de pie.

La Mención Buena Fe fue otorgada a Mariel Fitz Patrick, quién explicó que le advirtieron al presidente una semana antes de la publicación sobre los Panamá Papers en La Nación, "para que él pudiera elaborar una respuesta adecuada”. Una deferencia que el periodismo siempre tuvo con CFK. 

La Mención Hércules Poirot fue entregada con bombos y platillos a Mercedes Ninci, por descubrir la marca de agua mineral que CFK llevó a Comodoro Py y saber, entre otras maravillas, que la ex presidenta se puso crema en las manos.

La Mención Joseph McCarthy, promocionada por el Comité de Actividades Antiargentinas, fue otorgada al ineludible Willy Kohan, quién explicó que "con precisión y acorde a sus planes políticos, Macri eligió keynesianos expertos en finanzas para el equipo económico, no comunistas". Cabe destacar que el conocido periodista independiente no exigió ni el fusilamiento sumario ni el exilio para esos comunistas. 

La Mención Bichito de Luz fue al conjunto del periodismo serio que se fascinó con las morisquetas de Antonia o la huerta de Juliana y en especial para Román Lejtman, otrora periodista de investigación devenido en entusiasta de cada simpático gesto presidencial, como cuando Macri fue fotografiado andando en bici por el Vaticano junto a un cardenal: "Cero marketing, cero cálculo político. Cambio de clima, cambio de paradigma. Un cardenal y un presidente, en la tarde romana, hablando de la vida y subiendo la cuesta del Tiber"Se nos llenaron los ojos de lágrimas de Mandela. 

La Mención Bochini Pase Gol fue, como era de esperar, a la periodista Julieta Elgul, quién le preguntó al Jefe de Gabinete, con respecto al proyecto de Ganancias de la oposición, con una independencia infrecuente fuera de Intratables: "¿Por qué ahora y no antes? ¿Esto tiene que ver con poner palos en la rueda con la gobernabilidad o tiene que ver con ilusionar a los trabajadores?". 

El Premio Hiro Onoda fue otorgado ex aequo a los programas Intratables y Animales Sueltos y al amigo Nico Wiñazki por su denuncia incansable relacionada con la noche kirchnerista y, en particular en el caso de Nico, por la notable investigación sobre el cartero de Vidal: un pobre hombre obligado por funcionarios kirchneristas a abrir las cartas de la gobernadora con una pava para poder leerlas y luego cerrarlas con un tacho de engrudo. 

El Premio Fabio Zerpa fue entregado a Silvia Mercado, vieja amiga de la casa, por el conjunto de su obra de ficción. Obra conformada por noticias como la que dio cuando Hebe Bonafini no se presentó a declarar ante el juez Martínez de Giorgi: "Con todo cariño les cuento que Hebe no piensa declarar en ningún lado y lugar. Ayer estuvo rodeada de agentes cubanos y venezolanos." Sólo faltaron los espías iraníes y la aviación norcoreana. 

Foto: en el Círculo Salvavidas, una emocionada Mercedes Ninci recibe la Mención Hércules Poirot y promete hacer lo posible para llegar al Luis de Oro. "Siento que yo también me lo merezco", explicó frente a los periodistas (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).


Pispeá
 

El Plan Burundi


Columna publicada en Nueva Ciudad.

Uno de los pilares de la campaña electoral de Mauricio Macri fue el Plan Belgrano, un ambicioso proyecto de obra pública cuyo objetivo era equiparar la infraestructura del norte argentino con la de las zonas más desarrolladas del país. La lista de obras era casi infinita: aeropuertos, ferrocarriles, rutas, centrales eléctricas y líneas de alta tensión. Todo estuvo planificado, salvo la financiación.

Del Plan Belgrano hoy no queda más que una página web y la rendición mensual de gastos de café, toner y papel para impresora de José Cano, ministro nominalmente a cargo del proyecto fantasma.

Sobre las cenizas del Belgrano, llegó el Plan Australia, un proyecto mucho más ambicioso ya que no se limitaba a una zona en particular sino que buscaba el desarrollo de todo el país. La idea responde a una vieja letanía de nuestra derecha: soñar con ser el país virtuoso “de moda” en el momento, pero sin querer implementar las iniciativas que podrían hacer posible ese noble objetivo. Nuestra derecha siente una gran admiración hacia Francia, sueña con sus trenes, sus museos, sus rutas, pero se opone con pasión a cualquier intento de equiparar nuestra presión fiscal o nuestras regulaciones estatales con las que existen en aquel país y hacen posible esos resultados tan aplaudidos. Admira el cine francés -inviable sin las regulaciones y subsidios que lo protegen- con la misma pasión que aborrece los créditos del INCAA.

Como señala el sociólogo Daniel Schteingart, “hoy tenemos el mismo PBI per cápita que Australia hace 50 años, pero la mitad de los investigadores”. Schteingart explica que “en los países desarrollados, se supera en promedio los 4 mil investigadores por millón de habitantes. Argentina se ubica bien posicionada en América Latina, con 1202 investigadores por millón de habitantes, muy por encima de Brasil (en torno a los 700), Uruguay (504), Chile (428) y México (322). Sin embargo, todavía está muy lejos del grueso de los países desarrollados (…) El Conicet redujo casi 60 por ciento el ingreso a la carrera de investigador. El dato es sumamente preocupante, habida cuenta del rol crucial de la ciencia y tecnología en los procesos de desarrollo.”

Sin embargo, el nuevo presidente del Conicet, Alejandro Ceccatto, afrimó que “en un país que reconoce tener un 30% de pobres, debemos entender que estamos hablando no de un recorte sino de crecer a tasas menores de las que veníamos creciendo, que eran anormales para cualquier sistema científico del mundo”. Puede resultar asombroso que el titular de un organismo de investigación considere que tiene demasiados investigadores a su cargo en lugar de reclamar más presupuesto, pero lo más asombroso es pensar que de la pobreza se saldría invirtiendo menos en investigación. Así, cuando no tengamos un solo investigador tal vez logremos alcanzar el actual PBI per cápita de Australia. Claro que no lo sabremos ya que no tendremos investigadores para medirlo.

Al parecer, así como el extinto Belgrano, el Plan Australia ha mutado en un nuevo proyecto, aún más ambicioso que el anterior: el Plan Burundi. El objetivo es llegar a ser Australia con los sueldos, las leyes laborales, la presión fiscal, el consumo, las regulaciones estatales y la inversión en investigación del país africano.

Los primeros esbozos del futuro plan fueron lanzados con honestidad por el economista González Fraga y luego retomados por la vicepresidente Michetti: “se le (hizo) creer a un empleado medio que su sueldo medio servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior. Eso era una ilusión. Eso no era normal”. Otros ecos del plan nos llegaron a través de periodistas serios como Lanata y Montenegro para quienes la Argentina sería un país demasiado pobre como para aceptar en sus universidades públicas a estudiantes extranjeros, como hacen los países desarrollados.

Tal vez, ahora discutamos sobre la imposibilidad de mantener, con 30% de pobres, la educación gratuita o incluso la salud, así como en los ´90 éramos demasiado carenciados como para mantener un sistema de transporte popular como el ferrocarril.

Demasiados jubilados, demasiados empleados, demasiadas universidades, demasiados investigadores, demasiados feriados, demasiados aires acondicionados. La pesada herencia kirchnerista nos hizo creer que hacia los países desarrollados se iba con las herramientas aplicadas por esos mismos países.

¿Algo te suena incongruente? Olvídate, como afirma el filósofo presidencial Alejandro Rozitchner "hay que terminar con el pensamiento crítico y reemplazarlo por entusiasmo". El Plan Burundi llega para aclarar estos terribles malentendidos.

Foto: un entusiasta del Plan Burundi le explica a dos autóctonos las ventajas del trabajo en equipo (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

Premios Luis a los Mejores Arrumacos Macristas 2016


Tal como lo sospechamos el año pasado, la revolución de la alegría, además de sincerar tarifas y sueldos, ha terminado con los queridos Premios Ernesto a las Mejores Indignaciones de Peluquería. En efecto, el fin del pensamiento crítico preconizado por Ale Rozitchner, dejó atrás esa viaje costumbre de indignarnos y permitió la llegada del benéfico entusiasmo, que unirá a todos los argentinos. Al menos a los entusiasmados. 

Consciente de ese cambio, la MAK ha decidido lanzar los Premios Luis a los Mejores Arrumacos Macristas 2016, una recompensa que nos parece justa pero sobre todo necesaria frente a tanto ahínco oficialista no reconocido. 

El nombre de los premios fue elegido en honor al ineludible Luis Majul, quién hace un año comparó a Mauricio Macri con Nelson Mandela, colocando la barra muy alta.

Marcos Aguinis, otro entusiasta independiente, no se dejó amedrentar y explicó que Macri es “una suerte de Konrad Adenauer que debe sacar su país de la ruina”.

Fernández Díaz, otro apasionado periodista independiente, nos explicó que los únicos amigos del presidente "están dentro del 32% al que no le alcanza para comer" (una información que nos devastó, no sabíamos que Caputo, Lopetegui o Aranguren conocieran esa terrible penuria).

Alfredo Leuco, otro analista objetivo, no quiso quedarse atrás en este año prolífico en arrumacos y lanzó perlas como: "Salieron de la locura del cepo sin que la Argentina entrara en un manicomio".

A pedido del público, y en paralelo a los Premios Luis, lanzamos otras dos condecoraciones: 

Los Premios Hiro Onoda (en honor al soldado japonés perdido en una isla del Pacífico que continuó luchando 30 años después de terminada la II Guerra Mundial) a los periodistas que todavía no se enteraron que gobierna Macri y siguen denunciando a CFK. Nico Wiñazki, Alfredo Leuco y el propio Luis Majul podrían ser candidatos a todas las ternas. 

Los Premios Fabio Zerpa al periodismo creativo, en los cuales Silvia Mercado, vieja amiga de la casa, podría llevarse algún galardón con noticias como la que anunció cuando Hebe Bonafini no se presentó a declarar ante el juez Martínez de Giorgi: "Con todo cariño les cuento que Hebe no piensa declarar en ningún lado y lugar. Ayer estuvo rodeada de agentes cubanos y venezolanos." Según algunos expertos consultados por la MAK, podría tratarse del ubicuo comando venezolano-iraní con formación en Cuba Libre.

Como la MAK es un espacio participativo, horizontal y participativo, proponemos, como ya es costumbre, que la terna de candidatos sea conformada también por nuestros lectores. 

Esperamos sus propuestas.

Foto: En el Centro de Cómputos Néstor Carlos Kirchner, una joven asistente prepara los equipos para el procesamiento de los datos referidos a los diferentes premios (cortesía Fundación LED para el desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

La crónica de la semana (de los riesgos del pensamiento crítico al vulcano asesino)



Columna publicada en Nueva Ciudad.

Terminamos otra semana trepidante en la que no tuvimos noticias de la lluvia de inversiones pero tampoco de la Pobreza Cero; es decir, una de cal y otra de arena. Aunque sabemos, gracias a nuestros economistas serios, que los futuros venturosos requieren de presentes calamitosos, así que no perdemos el optimismo.

Por otro lado, como explicó nuestra Vicepresidenta, “gobernar bien implica tomar medidas antipopulares”. Y en ese sentido, este gobierno viene gobernando muy bien, casi podríamos decir que lo hace cada día mejor.

En estos días supimos, esta vez gracias a nuestro Jefe de Gabinete, que "el pensamiento crítico nos aleja de la verdad”. Es una idea novedosa que tira por la borda 2.500 años de pensamiento occidental y nos enseña que Sócrates fue, al fin y al cabo, un sofista.

Luego de poner en duda el legado de la filosofía clásica, Marcos Peña denunció que “Sergio Massa es la persona menos confiable del sistema político argentino”, por votar el proyecto de modificación del impuesto a las Ganancias. Entendemos el fastidio del Jefe de Gabinete: que la oposición busque imponerle al Presidente, aún parcialmente, sus propias promesas de campaña es un gesto demagógico y poco serio.

Varios funcionarios y periodistas serios (dos profesiones que hoy cuesta diferenciar) se preguntaron como se compensaría la merma de ingresos fiscales generada por la modificación del impuesto. Saludamos esta novedosa preocupación fiscal pese a que nos hubiera gustado que apareciera antes, en el momento de decidir la eliminación de retenciones, por ejemplo, o la devaluación que disparó el dólar futuro o el pago a los holdouts; pero, como decía el general Alais: “más vale tarde que nunca”.

Luego de la media sanción del proyecto en la Cámara de Diputados, el gobierno logró ganar tiempo en el Senado presionando a los gobernadores. El látigo que en manos de CFK era una calamidad resultó ser un instrumento legítimo en manos de Macri. Al parecer, los látigos también son como el colesterol: los hay buenos y los hay francamente malos.

En todo caso, Macri prometió eliminar el impuesto a las Ganancias y no lo hizo pero prometió no devaluar y sí lo hizo. Vemos ahí la voluntad de equilibrar las promesas de campaña.

Pero no todas fueron malas noticias. El nuevo presidente del Conicet, Alejandro Ceccatto, explicó que un montón de plata de investigación se va en sueldos de investigadores, algo realmente inesperado, y concluyó que: “En un país que reconoce tener un 30% de pobres, debemos entender que estamos hablando no de un recorte sino de crecer a tasas menores de las que veníamos creciendo, que eran anormales para cualquier sistema científico del mundo”. Es una noticia realmente alentadora ya que, como cualquier economista serio lo sabe, de la pobreza se sale invirtiendo menos en investigación. Así, el día que no tengamos un sólo investigador, tendremos el PBI per capita de Noruega, aunque tal vez nunca lleguemos a saberlo ya que no tendremos investigadores para calcularlo.

Luego de la “Justicia a la Carta” de su alteza Gerardo I, emperador de Jujuy, Mariscal del Altiplano, Defensor de la Justicia y Azote de Dios, y de la “Justicia por Sospecha” que explicó nuestro Presidente en conferencia de prensa, llega la “Justicia por Consulta Popular”, una notable propuesta del massismo jujeño.

Se trata de la “CONVOCATORIA A CONSULTA POPULAR POR LA CONTINUIDAD DEL PROCESO JUDICIAL EN PRISIÓN PREVENTIVA DE LA SEÑORA MILAGRO SALA” (SIC), que incluye una pregunta que al parecer escribió Diego Capusotto: “¿Usted cree que Milagro Sala, libre, amenazará testigos, entorpecerá e impedirá que la Justicia la investigue por hechos de corrupción?”

Podríamos aprovechar y definir a través de una aplicación para celulares el castigo que se merece Milagro Sala e incluso determinar el delito que más nos guste.

Por último y como cada vez que no hay buenas noticias para anunciar, volvió el caso Nisman. Según la ex esposa del fiscal, la jueza Arroyo Salgado, “nuestros peritos de parte han determinado que Nisman fue asesinado”. Es una noticia fuerte, sólo falta que convenzan a los peritos oficiales y al juez. Pero lo más importante fue la nueva teoría aportada por la ministra Bullrich luego de mirar una serie por televisión: el comando venezolano-iraní con formación en Cuba Libre podría haber asesinado al fiscal con la ayuda de un piolín aportado por la mafia rusa. ("Una persona tira un piolín y lo hace suicidar”).

Tuvimos suerte que la serie no fuera Viaje a las Estrellas: en ese caso la ministra afirmaría que al fiscal lo asesinó un vulcano teletransportado desde el espacio.

Todo lo que quieran, pero ya no le tenemos miedo al censista.

Foto: un científico vulcano analizando un piolín ruso en una pipeta (cortesía Fundación LED para el desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

De denunciantes moralistas a operadores pragmáticos


Columna publicada en Nueva Ciudad.

Esta semana, a través de una columna asombrosa -aún para los estándares a los que nos tiene habituados- Joaquín Morales Solá se refirió a la encrucijada en la que se colocó el Gobierno con la detención de Milagro Sala. Allí explicó que "el delito está probado, pero no quién lo cometió”. El periodista que, desde hace un año y con puntualidad helvética, nos informa sobre la muerte política de CFK, detalla el enorme poder que esa líder difunta mantendría sobre varios organismos internacionales y sobre los otros estados miembros del Mercosur: “el cristinismo” dominaría al Secretario General de la OEA, a la CIDH y también al Parlasur aunque (todo no se puede) todavía no controlaría a Human Rights Watch

Pero lo asombroso no es ese generoso despliegue de lógica contorsionista, un hábito frecuente entre nuestros periodistas serios, sino el artículo en sí: más que una columna de opinión parece un pragmático memo interno destinado al presidente Mauricio Macri. El texto, luego de detallar los argumentos jurídicos que obligan al Estado argentino a acatar las exigencias de los diferentes organismos internacionales, concluye pidiendo que liberen a Milagro Sala. Pero no lo hace porque su prisión preventiva sea “arbitraria”, como señala el jurista Roberto Gargarella, citado en la nota, sino "para no convertirla en mártir”. Para el periodista, el episodio de la prisión preventiva de Milagro Sala que enfrenta a la Argentina con varios organismos internacionales y no gubernamentales “debería terminar con soluciones realistas.”

Recordé la furia del mismo periodista cuando el año pasado, en plena campaña electoral, salieron a la luz los contratos que la empresa de Fernando Niembro, candidato a diputado por el PRO, había tenido con el gobierno de la Ciudad. Morales Solá no fue el único periodista furioso en aquel momento: como escribí en esta misma columna, Lanata le pidió a Macri que "eche" a Niembro por la misma razón, González Oro trató de "hijos de puta" a sus contactos en el PRO por no querer darle una entrevista sobre esas contrataciones y el siempre mesurado Marcelo Longobardi pidió que "devuelvan la guita mientras se discute qué pasó con los 20 millones de pesos”.

Lo notable es que, si con esos contratos Niembro cometió un acto que justificara su renuncia, los mismos periodistas deberían haber exigido también el apartamiento de la contraparte necesaria: los funcionarios que los firmaron y le pagaron al renunciado. Es más, su responsabilidad sería mucho mayor que la de su contratista polirrubro preferido. Pero eso nunca ocurrió, el interés por el tema se desvaneció a partir de la renuncia del comentarista y ninguno de esos periodistas serios volvió a hablar de esos sospechosos contratos ni de quien los negoció.

Ocurre que la furia no tenía relación con la sospecha de un supuesto ilícito sino con el costo que su denuncia le estaba generando a la campaña de Cambiemos. Como Morales Solá frente al conflicto creciente impulsado por la prisión preventiva de Milagro Sala, Lanata y Longobardi actuaron como asesores políticos de Cambiemos, exigiendo que los responsables de la campaña se deshicieran del lastre que representaba Niembro. Hoy ocurre algo similar: la preocupación que con absoluta honestidad manifiesta Morales Solá nada tiene que ver con el respeto hacia las instituciones, los tratados internacionales o el elemental principio de presunción de inocencia o, aún menos, con esos absolutos morales con los que él y aquellos mismos periodistas serios nos agobiaron durante años. Se trata de manejar una crisis y evitar que se expanda.

Así, los medios pasaron de la denuncia moral al pragmatismo más desenfrenado. Al parecer, el problema no eran las formas rudas o las instituciones en peligro sino el proyecto político. 

¿Quién lo hubiera imaginado?

Foto: un periodista serio durante la lejana época kirchnerista, en la que todavía ese gremio se ocupaba de denunciar absolutos morales (cortesía Fundación LED para el desarrollo de la Fundación LED).

Pispeá
 

Sobre depredadores y depredadas


Columna publicada en Nueva Ciudad

Hace un poco más de 70 años se estrenó Luz de gas, la obra maestra de George Cukor, protagonizada por Ingrid Bergman, Charles Boyer y Joseph Cotten, un film basado en un policial victoriano que el director llevó hacia el costado más psicológico de la historia.

La película comienza con el misterioso asesinato de una célebre cantante de ópera, la tía de la joven protagonista encarnada por Bergman. Ésta, afligida, huye de Londres a Italia en donde conoce a un pianista - el personaje interpretado por Charles Boyer- con quién se casa y decide volver a vivir a la casona propiedad de su difunta tía.

La relación entre ambos pasa del idilio inicial a una dependencia patológica. El personaje de Boyer la aísla “para protegerla”. Ciertas noches, ella incluso cree percibir que la luz de la casa disminuye (es luz de gas, de ahí el título del film), algo que su marido niega y que la convence de que ha entrado a transitar un camino de locura creciente.

Algunas dudas sobre la identidad del pianista y la llegada de un detective de Scotland Yard -caracterizado por Joseph Cotten- logran salvarla de las garras de su marido y, sobre todo, permite develar el misterio: Boyer asesinó a la tía cantante para robarle unas joyas que no pudo encontrar y planeó el viaje a Italia y el posterior casamiento con su sobrina para poder seguir buscándolas en la casona familiar. Esa búsqueda en el desván durante la noche, entre los infinitos vestidos y tocados de la diva, originaba la disminución de la luz en el resto de la casa y que su mujer percibía. El personaje de Ingrid Bergman no estaba loca: la enloquecían.

Recordé esa película al leer Colombia, un largo artículo de la escritora y guionista Carolina Aguirre, publicado en la revista de La Nación. En él, Aguirre relata la relación tortuosa que tuvo con su ex novio, quién la maltrataba y a quién, sin embargo, no lograba dejar (“lo dejo una vez por semana por lo menos”). El novio pasaba del maltrato a las apasionadas declaraciones de amor eterno, de la violencia a la dulzura. Como el personaje de Ingrid Bergman, Aguirre sentía que enloquecía (“¿Estaré loca? ¿Será verdad que lo estoy haciendo sufrir así?”). Incluso su analista, a quién imagino con la cara de Charles Boyer, le explicaba que el problema era ella.

Durante un viaje a Colombia (de ahí el título de la nota) ella intenta dejarlo y él la golpea con violencia. Gracias a la seguridad del hotel, Aguirre consigue irse y, al otro día, volver a su país y a su casa. De a poco, con la ayuda de un papá que da mucho sin saber demasiado, de amigos y de una ex pareja, logra pegar los pedazos rotos y hacer lo que mejor sabe: escribir sobre lo que pasó.

Hay datos importantes que ella señala: es una mujer independiente, con recursos y, además, una persona comprometida con la causa de la violencia de género. Es decir que, además de estar bien informada, no padecía un flagelo común entre las mujeres maltratadas: la dependencia económica hacia el maltratador que les impide huir. En un primer momento se culpa por haber tolerado esa relación para luego, con lucidez, aceptar que le puede pasar a cualquiera (“¿Por qué no a mí, si le pasa a todas? ¿Tengo coronita?”). Creo que ese es el punto esencial de la columna.

Mucha gente considera que esa clase de violencia es un problema íntimo, de “a dos”. Es decir que la mujer abusada tendría responsabilidad sobre la violencia que padece. Como si poner el cuerpo fuera lo mismo que poner el puño. Es una extraña opinión que no solemos tener frente a, por ejemplo, un robo o una estafa. No decimos que pasear con un reloj caro nos haga co-responsables de su eventual robo o que quién cayó en el cuento del tío, por más que estuviera bien informado al respecto, sea otra cosa que una víctima. Las mujeres que padecen abusos no suelen contar con esas elementales prerrogativas. Al parecer, si eligen a un depredador es "porque les gusta".

Ocurre que los depredadores no son sólo eso. Suelen ser, además, tipos encantadores, amables, en apariencia sensibles, que dicen lo que sus parejas o amantes quieren escuchar y que, además, suelen elegir a personas que pasan por momentos de debilidad para, como en Luz de gas, “protegerlas”. Quién elige a un depredador no elige estar en un ring, no todo el tiempo al menos. Elige también las flores regaladas, la falsa protección y las declaraciones de amor eterno que se matizan entre golpes y descalificaciones.

Hay un extraño veneno que abunda al opinar sobre estos casos y que consiste en culpabilizar a la víctima, para que, además de recibir golpes y vejaciones, deba maltratarse por haberlos aceptado. La realidad es que no hay ninguna equivalencia entre depredadores y depredadas. Antes de levantar el dedo, entonces, deberíamos recordar que nadie acepta vejaciones, sólo las padece.
Pispeá
 

Próxima Cena de la MAK el jueves 8 de diciembre de 2016


ACTUALIZACIÓN: La Gerencia de Invitados Ilustres nos confirma la venida del compañero Máximo, un lujo para esta última Cena de la MAK. 

Además, queremos aclarar que no habrá radio el jueves, sino hoy, miércoles

Preocupado por la lluvia de inversiones que podría ahogar los brotes verdes, nuestro Maestro de Luz Elbosnio, el Sri Sri Ravi Shankar del kirchnerismo de salón, dio curso a la Secretaría de Guateques, Cachondeos y Cenas Show (la ya legendaria SeGuCachCe, por sus siglas en inglés) liderada por Nagus el Magnífico para que organice la próxima Gran Cena de la MAK el jueves 8 de diciembre, en honor San Teobaldo de Marliaco, abad cuya vida ejemplar lo iluminó en la suya.

Para no quitarle público al lanzamiento de la Corriente Federal Kirchnerista de la Chica que nos Gusta, que se llevará a cabo en Ferro, decidimos pasar la cena al jueves. Además, al ser un día feriado, ese cambio nos permitirá calibrar el ahínco militante de nuestros comensales.

El Menú Alegría, consistente en empanadas frozen, vino de ferretería o gaseosa tibia, sigue a $100, apenas una centésima parte de la factura de gas o media pizza. En plata no es tanto.

Quien disponga de recursos extra podrá pedir directamente al Círculo Salvavidas el plato Súper De Luxe Primera Especial, como milanesa, pechuga, ensalada y demás manjares.

El lugar es el habitual, el ya legendario Salón Dorado Horacito Rodríguez Larreta del Círculo Salvavidas, ubicado en Cabello 3958, barrio carenciado de Palermo, a las 20:00.

Por razones de seguridad nos vemos en la obligación, hoy más que nunca, de mantener el santo y seña: "¡Qué desmejorado que está Elbosnio!". El secretario Milman y un mara lo exigirán a la entrada.

Foto: en los nuevos estudios de La Radio MAK, el General, en uniforme makista, lanza un llamado a la resistencia armada. O a la siesta, lo primero que ocurra (Cortesía Fundación Led para el Desarrollo de la Fundación Led).
Pispeá
 

La crónica de la semana (Del Trumperonismo a la Justicia Fabio Zerpa)


Columna publicada en Nueva Ciudad.

Terminamos otra semana trepidante en la que no tuvimos noticias de la lluvia de inversiones pero tampoco de la Pobreza Cero; es decir, una de cal y otra de arena. Aunque, según varios economistas serios, los brotes verdes ya se estarían vislumbrando y podrían desarrollarse en el inminente tercer semestre.

Esta semana supimos, gracias a nuestro periodismo serio, que el triunfo de Donald Trump sería en realidad una victoria kirchnerista. Es más, según el ineludible Marcos Novaro, desapasionado analista del peronismo en general y el kirchnerismo en particular, el nuevo presidente de EEUU sería el pichón de Miguel Ángel Pichetto y de CFK e integraría junto a ellos una hasta ahora desconocida Internacional Peronista. Internacional que según otro analista desapasionado, Jorge Fernández Díaz, sería un “arrollador movimiento formado por demagogos y autoritarios, donde se anotan Maduro, Erdogan, Marine Le Pen” y, por supuesto, Vladimir Putin. Nos preocupa la ausencia de Kim Jong-un, líder supremo del peronismo norcoreano, pero imaginamos que se debe a una distracción del conocido periodista.

Que Donald Trump, quien con un discurso antipolítico promete bajar los impuestos, eliminar regulaciones estatales, terminar con el Obamacare y expulsar a los inmigrantes, sea el pichón de quién aumentó la presión fiscal a niveles escandalosos, generó regulaciones estatales que ahuyentan inversiones, destruyó la cultura del trabajo con la AUH y llenó nuestros hospitales de extranjeros, puede parecer asombroso. Ocurre que nuestros valientes analistas políticos no temen enfrentarse a ninguna dictadura, empezando por la de la lógica.

Eso pasa también con otros periodistas serios como Jorge Lanata, que hace unas semanas denunciaba junto a Maximiliano Montenegro la invasión de colombianos en nuestras facultades y hoy lamenta la expulsión de mexicanos por parte de Trump, a quién, también, ve parecido a CFK. La lógica contorsionista es pandémica.

Al parecer, el kirchnerismo, hasta no hace mucho oriundo del marxismo, chavista, nazi, estalinista, menemista e incluso afín al terrorismo islamista, ahora también sería como Donald Trump. El kirchnerismo es El Aleph.

En estos días también supimos que nuestra Justicia Fabio Zerpa confirmó el procesamiento de CFK por la causa del dólar futuro. Que una decisión de política económica sea judicializada puede parecer insólito, pero que la Cámara Federal tome como referencia el “dólar Blue”, es decir, un delito tipificado como tal por la ley penal cambiaria (ley 19.359) es algo realmente asombroso, aún para los estándares generosos de nuestra justicia federal. En todo caso, no quisiéramos estar en los zapatos de Macri, Cabrera, Sturzenegger o el propio juez Bonadío. Si establecer la operación del dólar futuro constituye un delito, no queremos ni pensar lo que significará haber tomado la decisión de devaluar, fijar el valor del dólar y por último, pagarle a los beneficiarios, incluyendo a miembros del propio gobierno. Dura lex, sed lex.

También supimos que una nueva denuncia complica a CFK: su tatarabuelo podría haber estado involucrado en el escándalo del canal de Panamá, en 1888. El fiscal Marijuan ya habría empezado a excavar el canal, escoltado por nuestro embajador Miguel Del Sel. Para pensar.

Por último, leímos que la asociación de juristas radicales “La Carlos Nino” festejó los primeros 300 días de prisión preventiva de Milagro Sala con una mesa redonda sobre “presunción de inocencia y otros abusos del derecho”. Por su parte, Gerardo I, emperador de Jujuy, mariscal del Altiplano, protector de la Justicia y azote de Dios se habría comprometido a acuñar una moneda conmemorativa con la ya famosa frase "No voy a liberar a esa señora”. Como prueba de buena voluntad y con el auspicio del ministerio de Trabajo de la Nación, Su Alteza ofreció a los miembros de la Tupac Amaru puestos de trabajo en el Ingenio Ledesma bajo la relanzada modalidad del yanaconazgo.

Todo lo que quieran, pero ya no le tenemos miedo al censista.


Foto: Benito Mussolini, líder kirchnerista, conversa con el líder kirchnerista Adolf Hitler durante un desfile de la Internacional Peronista (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá